Quantcast

La gran empresa avanza que el PIB volvió a crecer en el tercer trimestre

El CEC cree que el año que viene la economía será capaz de generar empleo neto, pero pide que se afine la reforma laboral

MADRID, 10 (EUROPA PRESS)

El Consejo Empresarial para la Competitividad (CEC) estima que el PIB creció una décima en el tercer trimestre del año y que registrará un incremento global del 0,9% el año que viene, dos décimas por encima de la cifra prevista por el Gobierno.

Así lo señala el Consejo Empresarial en su último informe titulado 'España emprende y exporta. ¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?', presentado este jueves en CEOE, en el que también avanzan que el crecimiento intertrimestral del PIB en el cuarto trimestre de 2013 será del 0,2%.

A raíz de estas cifras, las grandes empresas constatan un «cambio de ciclo» en la economía española este mismo año, y aseveran que la mejora de la actividad impactará positivamente en el empleo en 2014, con creación neta de puestos de trabajo y una tasa de paro menor.

De hecho, valoran positivamente la reforma laboral porque permitirá crear empleos cuando el PIB crezca un 1,5%, frente al 2,5% que se requería antes, y generará un impacto positivo de un millón de empleos netos en 2020, aunque piden que se afine un poco.

El presidente del CEC, César Alierta, ha presentado el informe y recordado que la organización ya se mostró convencida el pasado mes de marzo de que España tocaría fondo en el segundo semestre de 2013.

«Se nos tachó de optimistas, pero afortunadamente la realidad ha confirmado nuestras previsiones», ha señalado Alierta, tras asegurar que también es «optimista» de cara al futuro porque España ha alcanzado «un punto de inflexión» tras resolver algunos de sus problemas estructurales, como el excesivo apalancamiento, algunas de las ineficiencias del sector público y el problema de la burbuja inmobiliaria.

CRÍTICAS A LAS PREVISIONES INTERNACIONALES

Ha reconocido que en España sigue habiendo problemas, aunque se ha mostrado convencido de que se irán superando «gradualmente». Además, ha resaltado el valor de las previsiones que hacen organizaciones como el CEC, que se basan en un «conocimiento profundo» de la realidad.

«Si alguien conoce bien realidad somos nosotros», ha subrayado, tras lamentar que a veces se dé más credibilidad a los organismos internacionales que al final plantean cifras que se quedan por debajo de las oficiales.

A su parecer, en España se está propiciando un cambio de modelo que va a permitir un crecimiento del PIB del 0,9% el año que viene, una cifra conservadora que irá cogiendo fuerza en los próximos años.

Este cambio de modelo, según ha dicho, supone pasar de un esquema basado en la construcción residencial y en sectores de escaso valor añadido a otro basado en la internacionalización, en sectores con gran potencial y en un personal «extraordinariamente cualificado».

«Los profesionales españoles son tan buenos o mejores que los del resto de Europa», ha dicho el también presidente del Telefónica, para quien esta fuerza laboral es una garantía para el país.

UN PAÍS «VIABLE Y SOLVENTE»

En cualquier caso, Alierta ha asegurado que todos los indicadores fundamentales de la economía apuntan al final de la recesión y a un «crecimiento sostenido» del PIB en los próximos años, tal y como prueban datos como el déficit de la balanza por cuenta corriente o la bajada de la prima de riesgo.

En este sentido, se ha mostrado convencido de que España es hoy «viable y solvente» y cuenta con una economía que se está «recuperando». «Sabemos que la economía española está llegando a buen puerto», ha subrayado.

Finalmente, Alierta ha repasado algunos datos del informe y ha puesto de manifiesto la importancia de «ser consciente» de lo conseguido en últimas décadas, como la recuperación del PIB per cápita desde la entrada en el euro o la apertura al exterior del país -España ocupa el top 10 mundial tanto en inversión internacional como en recepción mundial de inversión-.

MÁS REFORMAS

Por su parte, el director del CEC, Fernando Casado, ha resaltado la importancia de mantener la agenda reformista en el futuro, sobre todo en aquellas materias que afectan a la actividad y la inversión.

A su parecer, muchas reformas ya han sido anunciadas, pero aún no ha demostrado todo el «rigor» que requieren, por lo que hay que seguir avanzando en la reforma de las administraciones públicas y en las medidas para mejorar el marco interior de la economía y facilitar actividad empresarial.

De la misma forma, ha resaltado la necesidad de reformar el sistema fiscal sin aumentar la carga impositiva para hacerlo más sencillo, transparente y equitativo, así como de afinar reforma laboral en materia de simplificación de contratos y políticas activas.