Quantcast

El Sinodal de Aguilafuente, primer libro impreso en España, llega a Corea

SEGOVIA, 9 (EUROPA PRESS)

El tipógrafo y especialista en imprenta Francisco de Paula Martínez Vela hizo entrega al Museo del Jikji de Corea del Sur, ubicado en Cheongju, de un ejemplar del Sinodal de Aguilafuente, el primer libro impreso en España.

El Sinodal, que data de 1472, recoge las actas del Sínodo diocesano celebrado en la villa segoviana de Aguilafuente en los primeros días de junio de ese año.

El conservador jefe del Museo y Doctor en Ciencias, Jeong Ha Hwang, recibió el ejemplar de manos del experto granadino, investigador de la imprenta coreana, quien fue invitado al país por el Ministerio de Cultura de la República de Corea del Sur.

El Museo del Jikji, según informan fuentes de la Asociación Sinodal de Aguilafuente, tiene una gran importancia para la imprenta mundial, puesto que está construido sobre los restos del templo donde se realizó el primer libro impreso del mundo con tipos metálicos, en 1377, más de 50 años antes de que lo hiciera Gutenberg en Maguncia.

La obra se conoce como 'Jikji' (Identificación del espíritu del Buda para las prácticas del zen), constaba de dos volúmenes y se imprimió en caracteres fundidos de bronce por Heung-Tek en el templo Heungdeok en Cheongju. Recoge los sermones que el monje Baegun difundió durante la Dinastía Koryo (918-1392). Se conserva tan sólo el segundo volumen en la Biblioteca Nacional de París.

El alcalde de la localidad segoviana, Jesús Ballesteros, y el presidente de la Asociación Sinodal de Aguilafuente, Fermín de los Reyes, han mostrado su satisfacción por que el Sinodal esté en un lugar tan emblemático para la historia de la Humanidad y han agradecido al tipógrafo granadino su ofrecimiento para llevar el ejemplar.

De los Reyes ha señalado que, si bien Corea se adelantó a Alemania en la invención de la imprenta, la repercusión fue mucho mayor en Europa, donde se extendió rápidamente con todo tipo de contenidos publicados, lo que, unido a la visión europeocentrista de la Historia, «ha hecho que pasara desapercibida la gran aportación del país oriental a la Humanidad».