Quantcast

La felicidad de los españoles se hunde por culpa de la crisis

La vida de los españoles ha cambiado (y mucho) en seis años… por culpa de la crisis. Así, mientras el porcentaje de españoles que se declaraban felices en 2007 se elevaba al 82%, los que se declaran felices en 2013 han descendido al 54%. No obstante, el porcentaje de este año ha ascendido ligeramente con respecto a 2010, cuando los datos de paro, déficit y agravamiento de la situación económica de nuestro país situaban la cifra en el 52%. Así, se puede decir que entre 2010 y 2013, los índices de satisfacción han permanecido más o menos estables -o han ascendido ligeramente- una vez reajustadas las expectativas económicas de cada uno.

Estos datos se desprenden del 2º Informe del Instituto Coca-Cola de la Felicidad realizado a través de la consultora Millward Brown entre más de 3.500 personas, que además arroja que ha variado el orden de las prioridades para ser felices con respecto a 2007. Así, mientras en ese año la salud era lo primero seguida del amor y la economía, hoy vemos que la economía destaca por encima de todas.

Los españoles que se declaran más felices son aquellos que tienen pareja, hijos, confían en sí mismos, creen que el futuro les deparará más cosas buenas que malas, les gusta ayudar a los demás y tienen una mayor preocupación por el Medio Ambiente.

Concretamente, el 2º Informe de la Felicidad 2007-2013: Evolución de la felicidad en España revela que la mayoría de las personas que afirman ser felices tiene pareja (el 81% frente al 71% del total de la muestra), valora mejor su relación de pareja que los no felices (un 95% frente al 89%) y afirma tener mejor relación con las personas de su entorno. Además, el 87% de las personas que se declaran felices señala que mantiene una buena comunicación con su pareja y que siempre está ahí cuando la necesita. 

Asimismo, el 80% de las personas que afirman sentirse satisfechas con su vida siente que su familia está orgullosa de ellos, el 79% siempre se ha sentido profundamente querido por sus padres y el 74% se considera optimista. 

MEJOR EN EQUIPO QUE SOLOS

Durante la presentación del estudio, el divulgador científico Eduardo Punset ha declarado que «este estudio ha puesto de manifiesto que el primer requisito de la felicidad es el de formar parte de una manada, ya que de la soledad no viene nada bueno, y que, el segundo requisito es el control de la propia vida». 

En ese sentido, ha destacado la importancia que tienen hoy en día las redes sociales en la felicidad de las personas. «El asociacionismo es de vital importancia para ser feliz», ha dicho.

Por su parte, Carlos Chaguaceda, Presidente del Instituto Coca-Cola de la Felicidad y Director de Comunicación de Coca-Cola Iberia, ha explicado que «cuando se nos pregunta, la mayoría de los españoles nos declaramos felices. Una vez producido el ajuste por el cambio de expectativas económicas que se tradujo en un descenso de la felicidad declarada, casi tres años más de crisis no han hecho caer la percepción de los españoles sobre su situación».

LA SALUD GANA ENTEROS

La salud también sube escalafones para los españoles que manifiestan ser felices, así las personas que se declaran satisfechas con su vida tienen una mejor percepción de su salud que los no felices (82% frente al 44% de los no felices). Los datos de los diferentes estudios realizados por el Instituto Coca-Cola de la Felicidad con anterioridad mostraban que las personas que se declaraban felices tenían una mejor percepción de la salud y esto se repite en este informe e incluso experimenta un aumento. Así, las personas que se declaran felices valoran actualmente mejor su salud que en 2007 (82% frente al 77%). 

Desde 2007 se evidencia una mayor conciencia hacia hábitos de vida saludables en lo que se refiere al ejercicio físico y a la alimentación. De esta forma, el 83% de los encuestados en 2013 realiza alguna actividad física, en contraste con el 79% en 2010 y el 72% en 2007.

En ese sentido, Punset ha afirmado que «es un hecho probado que del nivel físico depende la estatura mental», lo que echa por tierra el tópico de que cuanto más feo éramos de niños, mejor futuro académico teníamos. «Hoy sabemos que la constitución física ayuda enormemente», apunta Punset.

ASÍ ES EL ESPAÑOL FELIZ

El estudio realizado este año pone de manifiesto que los niveles de felicidad se han igualado entre hombres y mujeres respecto a informes anteriores. Sin embargo, a la hora de comparar los datos de las personas que se declaran felices con los porcentajes globales del total de la muestra, existen diferencias significativas que perfilan al ciudadano que afirma ser feliz: con pareja (81% de los felices frente al 71% del total de la muestra), con hijos en el hogar (48% de los felices frente al 41% del total) y con una alta confianza y seguridad en sí mismos (74% de los felices frente al 55% del total). 

Asimismo, la mayoría de los españoles que se consideran felices cree que el futuro le traerá más cosas buenas que malas (74% frente al 54%), le gusta ayudar a los demás (79%, frente al 68%), recicla (69% frente al 59%) y trabaja activamente para cuidar el medio ambiente (43% frente al 31%).

LOS EXTREMEÑOS, LOS MÁS FELICES

Por comunidades autónomas y, por este orden, quienes se declaran más satisfechos son los extremeños, aragoneses, navarros y cántabros. En todas estas comunidades, el índice de satisfechos supera el 60%.

Entre algunas curiosidades que definen a las personas felices están las siguientes: al 79,3% le gusta ayudar a los demás; el 83,8% afirma que siempre da las gracias; el 75,7% disfruta de las pequeñas cosas, como pasear por la ciudad; el 68,9% afirma que recicla en su casa; para el 66,4% comer es un «auténtico placer»; al 65,3% le gusta conocer gente nueva; al 55,6% le encanta cocinar; al 53,9% le encanta la Navidad; y el 43,3% trabaja activamente para cuidar el Medio Ambiente.