Quantcast

El sexo puede salir muy caro: En Madrid se multará hasta con 3.000 euros a los clientes de prostitutas

La nueva ordenanza que no verá la luz hasta enero de 2014 y que está en plena elaboración, según la Cadena SER, ha sido y presentado a la opinión pública cuando no es más que un borrador. 

Son muchos los actos cotidianos que se pueden ver diriamente en las calles de la ciudad y que, dentro de poco tiempo, serán suscepctibles de llevar aparejado multas cuantiosas. El texto prevé multas de hasta 750 euros por la solicitud de servicios sexuales en la vía pública; pedir limosna en la entrada de un centro comercial; hacer acrobacias y juegos habilidad con bicicletas, patines o monopatines; escupir, tirar papeles o chicles al suelo; ofrecer pañuelos en los semáforos; acampar o instalar elementos estables sin autorización; dormir en un banco; alimentar o bañar a perros en la calle; molestar a los vecinos con el riego de las plantas; lavar un vehículo en la calle; o sacudir una alfombra en la acera, entre otras actividades. E

Eso sí, puede resultar un alivio, el hecho de que en estas infracciones, la penalización económica podrá sustituirse por «servicios a la comunidad».

Las sanciones oscilarán entre 750 y 1.500 euros por comportamientos racistas, xenófobos, sexistas u homófobos; conductas de mendicidad que supongan coacción o acoso; ofrecerse a limpiar el parabrisas en un semáforo; solicitar servicios de prostitución junto a colegios o centros comerciales; ofrecer juegos o apuestas con dinero; el uso temerario de patines o monopatines; hacer necesidades fisiológicas en la calle; estropear el mobiliario público o usar las instalaciones deportivas para otros usos.

Se considerará infracciones muy graves, con multas de entre 1.500 y 3.000 euros, el comportamiento discriminatorio o acoso hacia menores, ancianos o discapacitados; usar a menores o discapacitados para pedir limosna; promover la prostitución junto a colegios o ejercerla en la calle; las conocidas como 'cundas' que trasladan a toxicómanos a los puntos de venta de droga; o colocar macetas en el alféizar cuando éstos carezcan de la protección adecuada.