Quantcast

El PNV quiere evitar «la invasión competencial» por parte del Gobierno

Ortuzar se reunió anteriormente con Sáenz de Santamaría el 14 de mayo, día en que el también se entrevistó con Rubalcaba y Cayo Lara

BILBAO, 6 (EUROPA PRESS)

PNV y el Gobierno del PP han abierto «vía de comunicación» durante el jueves y el viernes de esta semana, después de que el miércoles se reunieran miembros de la formación jeltzale con la vicepresidenta del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría. La pretensión es que el PP acepte las sugerencias del partido dirigido por Andoni Ortuzar para que las leyes que el partido Popular pretende aprobar en las Cortes Generales no cercenen las competencias autonómicas, según han informado a Europa Press fuentes jeltzales.

Las mismas fuentes han precisado que, durante los días 3 y 4 de octubre, representantes del PNV han facilitado documentos al Gobierno de Mariano Rajoy con el deseo de que éste los tenga en cuenta durante la tramitación parlamentaria.

Los textos contienen medidas que contribuirían a «amortiguar» los efectos de la «invasión de competencias» que, según el PNV, suponen determinados proyectos tal como los ha planteado el Ejecutivo, sobre todo, los referidos a la reforma local, la Ley de Cajas, la Ley de Educación, la Ley del Mercado Único y la Ley de Acción Exterior.

A su juicio, en concreto, esta última prácticamente «anula la facultad de las comunidades autónomas de tener representación exterior y las convierte simplemente en sucursales de la 'marca España' o del Ministerio».

Estas comunicaciones entre PNV y Gobierno se han producido después de que el día 2 se celebrara una reunión, 'cuatro a cuatro', en una localidad vizcaína situada en la periferia de Bilbao en la que estuvieron presentes, por parte del PP, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, a la directora del Gabinete de la Vicepresidencia, María González Pico, el secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, José Luis Ayllón, y el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso.

En representación del PNV, asistieron el presidente del EBB, Andoni Ortuzar, el portavoz en el Congreso, Aitor Esteban, el burukide Joseba Aurrekoetxea y el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka.

En el encuentro, los dirigentes jeltzales trasladaron a la delegación del PP, encabezada por Sáenz de Santamaría –en calidad de interlocutora de Mariano Rajoy– su preocupación por «la involución» que, en su opinión, se está produciendo en el Estado de las Autonomías con leyes que «invaden competencias y desvirtúan» los Estatutos, no sólo el de Gernika, sino también el del resto de comunidades del Estado.

Esta cuestión supuso el primer bloque de temas de los tres que el PNV planteó al PP. El segundo, se centró en el tema del Cupo y del Concierto Económico Vasco, además de la concertación de los nuevos impuestos por carburante, energía, etc, y el tercero en el 'nuevo estatus jurídico y político' para Euskadi que pretende consensuar en el Parlamento vasco.

CONSULTA en 2015

Los representantes jeltzales comunicaron a Sáenz de Santamaría su intención de que este otoño se cree ya la ponencia parlamentaria para avanzar en el autogobierno en la Comunidad Autónoma Vasca, de forma que se trabaje en el 'nuevo estatus' durante 2014, para poder someterlo a consulta para el 2015, si cuenta con el apoyo parlamentario «suficiente».

La delegación encabezada por Ortuzar invitó al PP a que comunique cuál es su modelo de Estado. En este sentido, le pidió que especifique si su pretensión es mantener el actual modelo, en el que, a su entender, «no se respeta» la autonomía de las comunidades porque «se invaden sus competencias» con reformas legislativas; o si su objetivo es un sistema en el que se reduzca al ámbito competencial de las comunidades autónomas y las diputaciones.

En todo caso, advirtió de que, si la intención de los populares es apostar por el Estatuto de Gernika, el PNV considera que se ha quedado «obsoleto y pequeño» para Euskadi, al margen de que éste «no se haya cumplido». Asimismo, señaló que, aunque ahora se transfirieran todas las competencias pendientes, la mayoría de la ciudadanía vasca aspira a obtener «más autogobierno».

Según las fuentes consultadas, tras la reunión del miércoles, el jueves y el viernes se abrió «un cauce, una interlocución», con intercambio de papeles. Con la aportación de la abundante documentación que ha facilitado el PNV al Ejecutivo, pretende que el Gobierno de Rajoy recoja sus «preocupaciones y sugerencias», y que éstas se plasmen en la tramitación de las leyes en las Cortes Generales.

Será en ese momento, cuando el PNV conozca si realmente ha habido una receptividad por parte de la Administración estatal a sus requerimientos.

14 DE MAYO

La reunión con Soraya Sáenz de Santamaría de este 2 de octubre, que se desarrolló en un «clima positivo, cordial y de buena voluntad», se ha celebrado tras otro encuentro que Ortuzar mantuvo el 14 de mayo con la vicepresidenta del Gobierno.

Aquella entrevista se produjo en un contexto «difícil» después de que se anunciaran las leyes que se iban a tramitar y sirvió para que el líder del PNV trasladara su preocupación por ello. En el segundo encuentro, el de este miércoles, según fuentes de la formación jeltzale, «ya se ha puesto negro sobre blanco», y ahora «la respuesta se tiene que sustanciar» en la tramitación de estas reformas legislativas.

REUNIONES CON RUBALCABA Y CAYO LARA

El 14 de mayo, el mismo día en el que el presidente de EBB mantuvo su primer encuentro con Soraya Sáenz de Santamaría, éste también se entrevistó con el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, y con el coordinador de IU, Cayo Lara.

En la reunión con Rubalcaba también estuvo presente el líder de PSE-EE, Patxi López, y ésta se produjo después de que el Gobierno vasco tuviera que retirar sus presupuestos de 2013 por falta de apoyos.

El PNV cree que este encuentro con el máximo representante del PSOE supuso un antes y un después en las relaciones entre ambas formaciones, ya que, una semana después, el lehendakari, Iñigo Urkullu, convocó la 'mesa de partidos', en la que los socialistas vascos se mostraron favorables a «arrimar el hombro» para sacar a Euskadi de la crisis.

Todo ello llevó a una negociaciones que han terminado en un 'acuerdo de país' en materia económica entre el PNV y el PSE-EE, que contiene, entre otras cuestiones, una importante reforma fiscal.