Quantcast

Terremotos de Castellón y proyecto Castor: Industria estudia desde hoy el proyecto de inducción de gas

La decisión del Ministerio llega después de que los municipio afetados por estos movimientos sísmicos, principalmente, Vinarós. Benicarló y Peñíscola, pidiesen al Ejecutivo estudios del impacto de este proyecto y ayuda en la avaluación de la situación. Y es que los regidores de estas localidades iban a pedir la constitución de una comisión de expertos para analizar cuanto antes el problema. Y ya han pedido al Ministerio la «máxima urgencia» en la valoración del tema y la búsqueda de explicaciones.

«Estaremos a expensas de esta inspección, pero con la clara voluntad de exigir que por encima de todo se respete la voluntad de esta comarca, que es volver a tener el mismo nivel de seguridad que teníamos y que no se vea alterado por causas vinculadas a una actividad industrial», explicó Juan Bautista Juan, regidor de Vinarós.

Los alcaldes no se han pronunciado abiertamente sobre pedir una paralización definitiva del proyecto, ya que consideran se debe conocer primero si hay relación causa-efecto con los seísmos. «Vamos a insistir en que el proyecto quede paralizado hasta que se restablezca la total normalidad y seguridad, como estábamos acostumbrados», resaltó Juan, que no quiso valorar los perjuicios económicos que para las arcas municipales podría suponer la paralización del proyecto, por no considerar relevante este tema en estos momentos.

Asimismo, no se pronunció sobre las declaraciones de un representante del gobierno catalán en el sur de Tarragona en las que apuntaba posibles negligencias de la empresa en sus labores de inyectar gas.

QUEJAS DE PESCADORES

Por otro lado, mientras Juan señaló que no le constaba desde el sector pesquero local que la pesca se hubiera resentido con estos seísmos, el alcalde de Benicarló, Marcelino Domingo, manifestó que le habían llegado quejas de que estaba perjudicando a la cantidad de capturas.

Domingo insistió en que la prioridad está en garantizar la seguridad de los vecinos y preservar la pesca y el turismo, «vamos a anteponerlo ante cualquier empresa y ante cualquier situación». También lamentó que en su día no se le consultara nada a él ni al alcalde de Peñíscola sobre este proyecto.

Martínez confió en que esta situación en breve pueda ser ya solo una «anécdota» y destacó que no van a buscar responsabilidades políticas, si es que las hay.

REPERCUSIÓN EN EL TURISMO

Por otra parte, Juan dijo que no cree que esta situación sísmica vaya a repercutir negativamente en la afluencia de turistas a estas costas en futuras fechas festivas. También indicó que a pesar del seísmo de 4,2 grados de la anterior madrugada, no se había presentado ninguna queja en el consistorio sobre posibles desperfectos.

Además, ha señaló que la empresa promotora había informado al Ayuntamiento con puntualidad de todo lo que está sucediendo. En cuanto a establecer un plan de emergencias, solo se ha referido al plan de riesgo sísmico que ha establecido la Generalitat.

El alcalde de Vinaròs también dijo que alcaldías vecinas se habían puesto en contacto con su municipio, como las de Càlig y Santa Magdalena, pero no la de Alcanar, localidad que se ha opuesto al Castor desde el principio.

En cuanto a si existía un estudio sismológico en el proyecto presentado por la empresa, Juan apuntó que «es verdad que no nos consta con anterioridad, y he consultado incluso hoy mismo el proyecto presentado al Ayuntamiento de Vinaròs a través de nuestros servicios técnicos municipales, para constatar si estaba prevista alguna actividad sísmica derivada del propio proyecto. Y debo decir que ni en anterioridad ni en la consulta que hoy he realizado con los técnicos se planteaba alguna vinculación de actividad sísmica derivada del propio proyecto», ha resaltado.