Quantcast

45 segundos para enfriar una bebida

RapidCool ha sido posible gracias a una subvención del Fondo de Investigación de la Unión Europea por valor de 903.000 euros. Su tecnología patentada V-Tex permite un ahorro de energía de más de un 80% si se compara con las neveras abiertas y un 54% en frigoríficos con puerta de cristal. Un ahorro de electricidad entre los 832 y 219 euros respectivamente.

De momento el aparato está pensado para comercializarse en establecimientos. Su objetivo inmediato es sustituir las neveras de las grandes superficies que están funcionando continuamente para ofrecer bebidas frías al consumidor. Este escogería una bebida del estante y la acercaría a una torre, similar a una máquina de café. 45 segundos después de introducir el producto deseado, dispondría de una bebida fría.

Un invento que favorece el ahorro y que nos ayuda a ser más respetuosos con el medio ambiente. Los Países Bajos serán los primeros en probar este sistema a principios de octubre, pero la firma ya cuenta con el respaldo de potentes distribuidoras de bebidas en Europa y podría ser que pronto las viésemos por nuestros supermercados.