Quantcast

Una broma sobre Gibraltar en unas fiestas de pueblo desata una tormenta en la prensa británica

Los vecinos de Valsalada están consternados. Las fiestas de este año han dejado en el pueblo una resaca terrible, y no precisamente por exceso de alcohol…

Todo comenzó cuando los chavales del pueblo, entre 16 y 18 años, decidieron utilizar el conflicto de Gibraltar para hacer una parodia en la reclamaban un local para organizar sus fiestas. Con el lema «Queremos la peña y el Peñón», montaron una representación en la que unos tranquilos gibraltareños tomaban el té ataviados con sandalias y calcetines mientras de fondo suena 'God Save The Queen'. De repente entran en escena quienes se supone que son los españoles, esta vez al ritmo de 'The Clash' y su célebre 'Spanish Bombs'. La cosa se pone violenta y el 'peñón' termina conquistado y los británicos fusilados. Hasta aquí.

Bueno… hasta aquí no. Un vecino del pueblo, Julián Trullenque, graba todos los años las fiestas y sube los vídeos a Youtube para que los puedan ver los vecinos. Pero en esta ocasión las visitas no se circunscribieron a la hasta ese entonces tranquila Huesca. Cosas de Internet, la globalización… y las tensiones diplomáticas.

«Julián se fue de excursión a la montaña. Cuando regresó el vídeo tenía miles de visitas y en su cuenta esperaban cuatrocientos mensajes con amenazas y tachándole de fascista», explica Sofía Avellanas, concejala de Barrios y Educación en Almudévar. Lo retiró de Youtube, pero ya era tarde.

EL TITULAR DE LA PRENSA BRITÁNICA

Una periodista del diario británico The Telegraph había visto el vídeo en la Red, le pareció indignante y decidió escribir un artículo. Una rápida búsqueda en Google le dio además un titular que terminó de echar más leña al fuego: resulta que Julián Trullenque es profesor. Imparte clases en una escuela en Alfajarín, en Zaragoza. Ergo…

La periodista escribió una pieza en The Telegraph presentando el vídeo como una representación teatral de una escuela española. «¡Qué vergüenza! ¡Qué tipo de cultura les están enseñando!». Los cientos de comentarios que desató subrayaban el supuesto belicismo español, o cómo en las escuelas se incita a los adolescentes al odio y la violencia. El Huffington post y el Gribaltar Chronicle también se hicieron eco.

«Julián lo está pasando muy mal. La noticia se la inventado porque él no tiene nada que ver», explica la concejala, que además no entiende tanto revuelo.

«Todos los años nos disfrazamos… el año pasado fueron de Rey y elefantes». Tampoco comprende por qué los lectores británicos se molestan tanto. «Se enfadan mucho porque los chicos que van de ingleses llevan chanclas y calcetines… Es el tópico… A mí me visten de sevillana, ¡y vivo en Aragón!».

APOYO A JULIÁN

Desde el pueblo aseguran que, si es necesario, no les importa disculparse. Cuantas veces sea necesario. De hecho, el alcalde de Almudévar, Antonio Labarta, ya ha hecho públicas sus disculpas por la parte que le toca al Ayuntamiento.

Pero también quieren que quede claro su apoyo a su amigo y vecino, que ha llegado a sufrir una inspección en el colegio en el que trabaja. «Todos estamos con él».

Por otra parte, tras varios días, Trullenque ha logrado ponerse en contacto con la periodista británica autora del polémico artículo. Ésta recoge las disculpas que le envía el afectado profesor y matiza que se trataba de unas fiestas, pero no se retracta de nada… Visto lo visto, el disfraz del año que viene, habrá que pensarlo bien.