Quantcast

Matan a tiros a un pastor estadounidense mientras predicaba

El pastor estadounidense Ronald Harris fallecía el pasado viernes al recibir dos disparos de un hombre de 53 años cuando se encontraba predicando en el centro de oración Tabernacle of Praise de Luisiana. Un trágico suceso que sorprende aún más cuando el principal sospechoso del asesinato, según la polícía local, es un ex diácono de la iglesia.

El pastor fue abatido por Woodrow Karey, un hombre de 53 años, que abandonó el lugar y luego llamó al 911 para admitir su culpabilidad, según Kim Myers, portavoz del departamento policial de la Parroquia de Calcasieu. Karey dejó hace cuatro años la membresía de la iglesia. La policía todavía está tratando de averiguar el motivo del crimen, todo hace indicar que la investigación «involucra asuntos que ocurrieron en la Iglesia»


INCREDULIDAD ANTE LO OCURRIDO 

Nadie en el estado de Louisiana esperaba un suceso de estas características y menos que la Iglesia estuviera relacionada en ello. Menos aún lo hacía la familia del reverendo Harris, que no daba crédito a lo sucedido. «Fue todo cáotico. Era como si todo el mundo estuviese en todas partes. Estoy confusa, no entiendo los porqués de matar a un impresionante predicador. Él amaba a todos, quería ayudar siempre», dice Talisha, la hija del pastor.

La sorpresa también llegaba a la parroquia, donde el padre Guillory, subjefe del Centro de Alabanza donde tuvo lugar el suceso, no asimilaba lo que había sucedido en Calcasieu.»Estas personas fueron a la iglesia para escuchar un mensaje de Dios. En cambio, observaron cómo un diácono asesinó a un pastor durante el servicio religioso».

La versión de los hechos que arroja que había rencillas entre ambos reverendos radica opuestamente con la que señalan algunos medios locales, que apuntan que días antes del ataque la esposa del agresor podría haber presentado una denuncia por violación en contra de Harris.