Quantcast
jueves, 26 mayo 2022 6:56

Purito carga contra Valverde: «¿Por qué no hemos ganado? Pregúntaselo a otros»

Tanto Alejandro Valverde como Joaquín Rodríguez acabaron en el podio mostrando una imagen más de pena que de gloria, fruto de un desenlace que nadie esperaba unos minutos antes. Pero si hay que destacar un dolor, una lluvia de lágrimas que eclipsó la ceremonia de entrega de medallas, fue la desolación que mostraba 'Purito'. El triste final del Mundial de Florencia apagó al corredor de Katusha que a sus 34 años veía como se le escapa un tren que sólo pasa una vez en la vida. Un tren para el que compró billete pero que le fue insuficiente para llegar a su destino final.

El destino, cruel, le privó de ese sueño a tan sólo 500 metros de la meta donde el portugués Rui Costa se agarró a su rueda y a una primera posición que no soltó hasta el sprint final. Justo en ese momento, 'Purito' se dio cuenta de lo que había perdido. Tranquilo con su actuación, el ciclista catalán cargó su ira hacia su ex compañero en Caisse D´Epargne, Alejando Valverde. Joaquín Rodríguez no entendía como el murciano de MoviStar no salió a buscar el ataque de Rui Costa a falta de 2 kilómetros, clave para el desenlace final del Mundial.

El sentido común, que tras 270 kilómetros de épico ciclismo bajo la lluvia es complicado de aplicar, hace pensar que si Valverde hubiera salido a la rueda del portugués lo más probable que es Purito fuera en estos momentos portador del 'maillot arcoiris'. El enfado de Joaquín al final de meta era evidente. «¿Por qué no hemos ganado? Pregúntaselo a otro. Yo creo que lo he hecho perfecto«. Esas eran las palabras de un hombre que acaba la temporada como segundo del Tour de Francia y segundo en el mundial de carretera de Florencia, un registro que está a la altura de muy pocos ciclistas.

El otro protagonista, Valverde, defiende su postura: no fue a por Rui Costa porque no «tenía piernas«. El murciano, mucho más sereno, replicó a Joaquín y al seleccionador Javier Mínguez – que le atacó duramente por su mala estrategia- explicando que está «satisfecho por hacer las cosas como uno cree que tiene que hacerlas«.

A pesar de la estupenda cosecha que se trae la selección de ciclismo de los Mundiales de Florencia, con una plata y un bronce, la sensación que se percibe en el ambiente es la de haber desaprovechado una oportunidad histórica para que nueve años más tarde ese 'maillot arcoiris' lo portara un ciclista español.