Quantcast

El juez Velasco bloquea cuentas de Ángel De Cabo en Chipre

El liquidador del Grupo Marsans vio rebajada su fianza en mayo después de que aportara nuevos datos sobre Díaz Ferrán

MADRID, 30 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Eloy Velasco ha bloqueado cuentas bancarias en Chipre a nombre del liquidador del Grupo Marsans, Ángel de Cabo, por valor de 260.000 euros, según informaron fuentes jurídicas.

El instructor del 'caso Crucero', en el que está imputado el expresidente de la patronal CEOE Gerardo Díaz Ferrán, ha dictado el «inmediato bloqueo y embargo» de los saldos que la entidad Plyntari Limited tiene en el Bank of Cyprus de Limasol, la capital chipriota.

Se trata, en concreto, de dos cuentas a nombre de esta sociedad, que es propiedad de De Cabo, que tienen sendos saldos de 165.763 euros y 128.039 dólares (unos 95.000 euros).

El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 rebajó en mayo pasado la fianza que tenía De Cabo y su número dos, Iván Losada, a tres millones de euros después de que ambos aportaran nuevos datos sobre las actividades de Díaz Ferrán.

De Cabo y Losada ingresaron en prisión, junto a Díaz Ferrán, el pasado 5 de diciembre de 2012 después de que el juez Velasco les impusiera, respectivamente, sendas fianzas de 50 y 30 millones de euros. La Sección Segunda de la Sala de lo Penal rebajó en marzo pasado las cauciones a 15 y 10 millones de euros.

ALZAMIENTO DE BIENES

De la instrucción de este caso, denominado 'Crucero', se deduce que Díaz Ferrán y su socio, Gonzalo Pascual, ya fallecido, diseñaron en colaboración con el empresario Ángel de Cabo «una estrategia para alzarse con sus bienes aparentando su insolvencia patrimonial».

Esta estrategia habría consistido en el traspaso del Grupo Marsans, propiedad de Díaz Ferrán, y de su patrimonio personal a las sociedades de De Cabo para crear, de esta forma, «una aparente insolvencia evitando así que sus acreedores, no sólo empresas, sino trabajadores, pudieran satisfacer sus créditos».

A cambio, el liquidador se comprometió a entregar 100.000 euros mensuales a los empresarios hasta que ambos recibieran una suma de 8 millones de euros. Según los autos del juez Velasco, Díaz Ferrán se habría valido de «testaferros y complejas estructuras societarias creadas por Ángel de Cabo, algunas de ellas asentadas en paraísos fiscales extranjeros» tras ser asesorado por «personas de su confianza».