Quantcast

El asesinato de Asunta, ¿por una herencia millonaria?

El asesinato de la niña Asunta Basterra continúa envuelto de misterio. Adoptada cuando tan sólo tenía 1 año, la pequeña de nacionalidad china apareció muerta en una pista forestal junto a Santiago, a tan sólo cinco kilómetros de la finca familiar de Teo. Sus padres, el periodista bilbaíno Alfonso Basterra y la abogada de renombre Charo Porto, son por ahora los principales sospechosos de un crimen, cuyo móvil podría ser económico, según las principales indagaciones policiales.

Tal y como recoge La Voz de Galicia, los investigadores tratan de determinar si la niña era la heredera del importante patrimonio que tenían los abuelos maternos de la pequeña. Según esa hipótesis, el abogado santiagués Francisco Porto Mella y su esposa, la profesora universitaria María del Socorro Ortega Romero, habrían dejado su herencia a su nieta. El primero, de 88 años, murió de forma repentina en su domicilio en julio del año pasado, y su esposa falleció en la misma casa siete meses antes. Las dos muertes causaron una gran conmoción en Santiago porque eran muy conocidos y no sufrían dolencias graves. 

La herencia que habría ido a parar a la pequeña Asunta incluía inmuebles en Santiago, Vilanova de Arousa y la casa de Montouto (Teo), donde se sospecha que murió la pequeña y no muy lejos de la pista de Feros donde apareció el cadáver.

Ahora los investigadores tratan de precisar en qué grado pudieron estar implicados cada uno de los progenitores en este crimen que ha conmocionado a la sociedad.