Quantcast

El Congreso estudia adoptar el huso horario británico para favorecer la conciliación

El Congreso ha cerrado el informe por el que pide al Gobierno un estudio socioeconómico para conocer en detalle cuál sería la incidencia económica global de un posible cambio de huso horario en España, recuperando la antigua vinculación al huso horario de Greenwich (una hora menos), que además apuesta por las jornadas continuas de trabajo, con una breve pausa para comer, para favorecer la vida personal y laboral.

Se trata de algunas de las conclusiones del trabajo que este jueves ha cerrado la subcomisión o grupo de trabajo para el estudio de la Racionalización de Horarios, la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral y la Corresponsabilidad del Congreso de los Diputados, al que ha tenido acceso Europa Press, y en el que los diputados han trabajado durante cerca de nueve meses, gracias a la aportación de numerosos expertos.

Así, la subcomisión considera que este cambio de horarios incidiría “favorablemente” en la conciliación de todas las personas, permitiendo disponer de más tiempo para la familia, la formación, la vida personal, el ocio, y evitando tiempos muertos en la jornada laboral diaria.

“Se trata de una tarea compleja, puesto que implica una transformación de nuestros usos y costumbres diarios, pero es innegable que los resultados nos harían converger con Europa en muchos aspectos en los que hoy estamos sumamente alejados, y muy particularmente en productividad, en competitividad, en conciliación y corresponsabilidad”, reza el texto.

Es más, sostiene que España vive una situación “anómala” puesto que se encuentra en el huso horario de Europa central, cuando debería estar en el Europeo occidental. “Por esta razón nuestro horario se rige más por el Sol que por el reloj”, añade el texto, que también indica que a esta situación hay que unírsele una organización horaria laboral “también singular” y que en nada se parece al resto de Europa.

PERMISOS PARENTALES IGUALITARIOS

Por otro lado, de entre las conclusiones del informe se desprende la necesidad de modificar los actuales permisos de paternidad y maternidad, con el objetivo de favorecer la conciliación de la vida familiar y laboral e ir encaminado hacia unos permisos parentales iguales e intransferibles, además de ampliar el permiso de paternidad a cuatro semanas.

Con ello, la subcomisión propone pedir al Gobierno la elaboración de los estudios económicos oportunos para evaluar la posibilidad de implantar los permisos parentales igualitarios e intransferibles, lo cual implicaría doblar la actual duración del permiso parental, de 16 a 32 semanas, “puesto que el acuerdo en torno a la validez de esta propuesta es general”.