Quantcast

Practicar ejercicio desde pequeños protege el corazón

La prevención a las enfermedades cardiovasculares empieza a edades tempranas. Un estudio de la Universidad de Zaragoza asegura que los niños menores de 9 años deben hacer ejercicio físico cada día para disminuir los riesgos de sufrir algún trastorno al corazón.

Realizado por el grupo internacional de investigación Growth, Exercise, Nutrition and Development (GENUD), de gran prestigio en la especialidad de Nutrición y Obesidad Infantil, el estudio midió de forma objetiva la actividad física de los niños y los relacionó con factores de riesgo cardiovascular. En más de 3.000 infantes de edades comprendidas entre 2 y 9 años, se evaluó la tensión arterial sistólica, triglicéridos totales, la ratio colesterol total/colesterol HDL, resistencia a la insulina, grasa corporal y capacidad aeróbica, para poder hacer recomendaciones teniendo en cuenta el sexo.

Cantidad de horas de actividad física diaria recomendada

El resultado del estudio, dirigido por el investigador David Jiménez-Pavón, del grupo GENUD de la Universidad de Zaragoza, recomienda ?entre 60 y 85 minutos al día de actividad física entre moderada y vigorosa, incluyendo en este tiempo al menos 20 minutos de ejercicio vigoroso?, debido a que ?el riesgo para el desarrollo de la enfermedad cardiovascular son entre 2,5 y 5 veces superior en los varones y hasta 7 en las niñas con menores niveles de actividad?.

Sobre todo a partir de los 6 años se hizo evidente que el ejercicio físico contribuía al bienestar cardiaco. Mientras que en menores de esa edad, la riesgo de los niños inactivos aumentaba 2,5 veces con relación a los que hacían ejercicios, a partir de los 6 años podía incluso quintuplicarse en los niños y hasta 7 veces más en el caso de las niñas menos activas.

Publicado en la revista científica BMC Medicine, la investigación forma parte de uno mayor, llamado Idefics, en donde se incluye los datos de más de 16.000 infantes y que ha demostrado que ?dormir menos de nueve horas diarias aumenta el riesgo de sobrepeso y obesidad infantil, que las tasas de obesidad infantil en Italia, España y Chipre superan a las del norte y que los niños españoles prefieren alimentos perjudiciales, como los que contienen más sal, azúcar, grasa e incluso ?umami?, un potenciador del sabor de los alimentos.