Quantcast

Un incendio en Yosemite amenaza el suministro de agua a San Francisco

(Reuters) – Un incendio descontrolado en el noroeste del parque nacional Yosemite en Estados Unidos podría dirigirse el martes hacia el interior de la reserva, poniendo en peligro un paraje que suministra gran parte del agua consumida en la ciudad californiana de San Francisco.

El llamado Rim Fire (Borde de fuego) ha quemado casi 65.000 hectáreas, una superficie más grande que Chicago, la mayor parte de ellas en el Bosque Nacional Stanislaus, al oeste de Yosemite.

Pero se espera que el fuego se desplace hacia el este a lo largo de la noche en California, adentrándose aún más en Yosemite, según dijo el portavoz del Servicio Forestal de EEUU Trevor Augustino.

El lunes, el incendio “entró bastante en el parque”, dijo Augustino. Pero los bomberos contuvieron un 20 por ciento del fuego al final del día.

Se espera que el calor continúe el martes, con temperaturas alrededor de 30 grados, con vientos de entre 16 y 24 kilómetros por hora procedentes del sureste, agregó.

El frente oriental del incendio se quedó el lunes a alrededor de 0,8 kilómetros de la reserva Hetch Hetchy dentro de Yosemite en el río Toulumne. Esta reserva provee el 85 por ciento del agua consumida por los 2,6 millones de habitantes de San Francisco y a otras localidades en tres condados adyacentes a 320 kilómetros al oeste.

Con las llamas tan cerca, las cenizas caían en el suelo del parque, pero una prueba realizada al agua de la reserva mostraba que estaba limpia a última hora de la tarde, dijo la portavoz de la Comisión de Utilidades Públicas de San Francisco Suzanne Gautier.

“Continúa sin haber cambios o impacto en la calidad del agua de la Reserva Hetch Hetchy”, dijo la comisión de utilidades en un comunicado.

Si la lluvia de ceniza procedente del fuego contamina el Hetch Hetchy, su agua podría ser desviada a una reserva más pequeña en Bay Area para ser filtrada en una planta local de tratamiento antes de que llegue a los consumidores, dijo Gautier.

El Rim Fire, llamado así por un puesto de vigilancia en el Bosque Nacional Stanislaus llamado Borde del Mundo, ha dañado ya dos de las tres centrales hidroeléctricas vinculadas a la reserva Hetch Hetchy que proveen electricidad a todos los servicios públicos de San Francisco, como hospitales y parques de bomberos.

El fuego ha destruido alrededor de una docena de casas y cerca de 4.500 viviendas están amenazas.

La mayoría de los 1.900 kilómetros cuadrados del Parque Nacional Yosemite continuó abierto de cara al público.

La causa del incendio sigue siendo investigada. Más de 3.700 bomberos luchan contra el fuego.

/Por Laila Kearney/