Quantcast

Siria permitirá investigar el ataque con armas químicas

El Gobierno sirio ha anunciado que permitirá, «con efecto inmediato», el acceso de los inspectores internacionales a cualquier lugar donde se tenga sospecha de que haya sucedido un ataque químico, según ha informado el viceministro de Exteriores, Faisal al Mekdad, a la cadena estadounidense CNN.

El Ministerio de Exteriores sirio ha confirmado poco después que entre las zonas que visitará el equipo de investigación se encontrará el escenario del supuesto ataque con armas químicas del pasado miércoles en los alrededores de Damasco, que según Médicos Sin Fronteras ha causado hasta ahora más de 335 muertos y otros 3.200 afectados.

La misión de Naciones Unidas que investiga los ataques químicos en Siria comenzará mañana sus preparativos para averiguar la verdad sobre el supuesto asalto, según un comunicado de la Secretaría General de la ONU. El Gobierno sirio ha asegurado que prestará «la cooperación necesaria» y respetará el alto el fuego declarado en el lugar del presunto ataque, donde se realizará una investigación 'in situ'. La ONU termina su comunicado reiterando que tanto el Gobierno como los rebeldes «comparten la misma responsabilidad» a la hora de generar «de manera urgente» un «entorno seguro para que la misión haga su trabajo con eficacia y aporte toda la información necesaria».

EE UU ve poco «creíble» el anuncio de Damasco

Sin embargo, Estados Unidos considera que el visto bueno del régimen sirio a los inspectores de la ONU es demasiado «tardío como para ser creíble». «Si el Gobierno sirio no tuviera nada que esconder y hubiera querido probar al mundo que no ha usado armas químicas en este incidente, habría cesado sus ataques en el lugar y garantizado un acceso inmediato a la ONU hace cinco días», ha manifestado un funcionario estadounidense.

Después de que el presidente norteamericano, Barack Obama, dejase abiertas «todas las opciones» para contener la violencia en Siria, el ministro de Información sirio, Omran Zoabi, ha subrayado que, en caso de que finalmente se produzca una intervención militar, ésta no sería un «picnic». En su opinión, «crearía efectos secundarios muy graves».

Las especulaciones en torno a una operación sobre Siria han aumentado tras el supuesto ataque químico ocurrido el miércoles a las afueras de Damasco. Los rebeldes han culpado al régimen de estos bombardeos, algo que el Gobierno niega y a lo que ha respondido acusando a la oposición de recurrir a estas armas para forzar la entrada de la comunidad internacional.