Quantcast

El Corte Inglés gana 171,5 millones y nombra a Dimas Gimeno consejero director general

En 2012, el peor año de la crisis para el comercio minorista, el grupo El Corte Inglés se anotó un beneficio de 171,5 millones de euros, inferior en un 18,3% al conseguido en el ejercicio precedente. También redujo su facturación, al situar su cifra de negocio en 14.552,45 millones, un 7,76% inferior, si bien logró un avance del 2,5% en el resultado bruto de explotación, que alcanzó los 336,4 millones de euros. Pero la novedad de la junta general de accionistas de los grandes almacenes, reunida este último domingo de agosto en Madrid, no ha sido la aprobación de estas cuentas, sino el nombramiento de Dimas Gimeno Álvarez como consejero director general. Sobrino del presidente Isidoro Álvarez, Gimeno tiene 38 años, es licenciado en Derecho y un experto en grandes almacenes tras haber recorrido el escalafón de puestos en la actividad comercial y gerencial, desde vendedor en tienda, mientras era estudiante, a director del establecimiento luso de Oporto. En 2010 accedió al consejo del buque insignia del grupo.

La dirección de El Corte Inglés ha considerado que la sociedad ha hecho sus deberes, al haber culminado el periodo de expansión de sus establecimientos con fuertes inversiones y mejorado la estructura de su deuda flexibilizando los plazos mediante un acuerdo por el que aplaza ocho años el reintegro de 3.800 millones a sus financiadores bancarios. Ahora prepara para el otoño la titulización o venta de los derechos de cobro de unos 500 millones a través de su financiera, que es la gestora de las tarjetas de crédito.

El grupo de distribución tambien ha tenido la cintura necesaria para adaptar los diferentes negocios a una más que compleja coyuntura, caracterizada por una dura recesión, y ha podido replicar la respuesta del sector de la distribución, donde se han producido notables rebajas de precios y fuerte competencia en el vestido, el menaje del hogar y la alimentación.

Ya van cinco años consecutivos con retrocesos en los volúmenes de venta del comercio al por menor, evocó el presidente de la compañía, Isidoro Álvarez, ante la junta de accionistas. En este durísimo contexto, la plantilla del grupo era a finales de año de 96.678 personas, un 94% de ellas con contrato indefinido, según ha destacado el dirigente. «El grupo conserva intactos sus valores y fortalezas, mantiene su cuota de mercado y es un referente para el consumidor español», ha dicho, y asumido el compromiso de, «cualesquiera sean los comportamientos del mercado», seguir desarrollando propuestas innovadoras para «impulsar todas las áreas de negocio».

Entre las más activas, destacó las ventas por internet, con el fuerte potencial revelado por un nuevo servicio: las adquisiciones de alimentación y menaje activadas en la red, que los consumidores retiran, a su conveniencia, en los aparcamientos de las tiendas. Pero ensalzó, sobre todo, el potencial del turismo de compras, que ya está generando abundantes ingresos en otros países y está todavía poco desarrollado en España.

El Corte Inglés no cotiza en Bolsa y su último año fiscal ha discurrido entre marzo de 2012 y el pasado febrero. Ha seguido siendo líder europeo en el formato de grandes almacenes, por delante de los británicos Marks & Spencer (12.254 millones de euros de facturación), John Lewis (9.699 millones de euros), la francesa Galeries Lafayette (3.700 millones), los alemanes Kaufhof Grandes Almacenes (3.092 millones) y la británica Debenhams (2.750 millones). En España, en el segmento de la distribución le ha superado ampliamente Mercadona, con 19.077 millones de facturación y 508 millones de beneficio en 2012, pero muchos analistas no les consideran actividades comparables.

Por negocios, a Hipercor le ha tocado lidiar con las mayores dificultades. Aunque su cifra de negocio ha retrocedido el 11,7%, el beneficio se ha recortado un 87% en la comparación interanual, hasta quedar en 4,48 millones de euros. La contracción del consumo de los hogares, el aumento y la reclasificación del Impuesto sobre el Valor Añadido han provocado «descensos en el tique medio de compra, el trasvase hacia productos de menor precio y la reducción de márgenes». La cara opuesta la presenta el formato de las tiendas de proximidad, con la reconversión de muchos establecimientos Opencor -tiendas de conveniencia, que se mantienen en las localidades con restrucción de horarios comerciales- por supermercados.

Con 10,5 millones de tarjetas activas, la financiera de El Corte Inglés es un eficaz barómetro de la marcha del consumo en España. El mantenimiento estable de los niveles de morosidad, el descenso de los gastos y la adecuación de los tipos de interés le han permitido obtener un beneficio neto de 43 millones. Ha bajado considerablemente la demanda: el importe de los bienes y servicios comprados por los clientes se ha quedado en 4.826 millones, un 8,9% menos, mientras la financiación concedida se ha limitado a 1.389 millones en el pasado ejercicio, con caída interanual del 13,1%. Entre marzo de 2012 y el pasado febrero se realizaron 2,1 millones de contratos.