Quantcast
martes, 17 mayo 2022 12:48

«Nibali se posiciona rápido»

El ganador del último Giro de Italia, que ya sabe lo que es vencer en la Vuelta a España, lo hizo en 2010, Vincenzo Nibali, se colocó de líder, virtual, en el estreno de la carrera casi sin querer, arropado por un potente Astana, con una formación que mete miedo, muy potente en montaña, con hombres como Fuglsang, Brajkovic, el maillot rojo, Grivko, Karget o Tiralongo, y que encima es capaz de rodar por encima de los 54 kilómetros por hora en una contrarreloj por equipos de 27 kilómetros. Todo un espectáculo el de la formación kazaja, que tiene un bloque llamativo de ciclistas. Lo único que queda por saber es cómo se encuentra realmente Vincenzo Nibali, su estado de forma real.

Nibali quiere llegar en forma al Mundial de Florencia y lo normal es que vaya a más según van pasando las etapas. Valverde y Purito Rodríguez se han encontrado un hueso de ciclista, que conoce la carrera, que es superior a ellos en una contrarreloj individual como la de Tarazona, y que también responde en las grandes etapas de montaña. Donde mas puede flojear es en llegadas explosivas, de las que hay muchas en la carrera, y también en el juego de bonificaciones.

Nibali no dejará pasar la ocasión de luchar por el triunfo en la Vuelta si su condición física es buena. Le basta con ir mejorándola día a día. Basta con ver las diferencias que ha conseguido en solo ¡27 kilómetros! :Valverde perdió 29 segundos; Purito Rodríguez, 59; Samuel Sánchez, 1:14; Roman Kreuziger, 32; Ivan Basso, 1:20; Henao, 22; y Mollema, 45.

Demasiado tiempo si tenemos en cuenta que la Vuelta tiene un inicio realmente duro, durísimo se podría decir, con una llegada este domingo en un puerto de once kilómetros, Alto de Groba, que nos puede dar una idea más aproximada de lo que nos podemos encontrar en las próximas jornadas.

Esa ascensión nos permitirá calibrar el estado real de todos los nombres que hemos citado anteriormente. Mientras, Brakjkovic disfruta del maillot rojo… y de sus obligaciones, con Nibali en un segundo plano.