Quantcast

Se apaga la poderosa voz de Donna Hightower

Se hizo popular en la España de los 70 con una pegadiza y tontorrona melodía. Pero la poderosa voz de Donna Haigtower brillaba en el góspel y el jazz, géneros que cultivó en una España musicalmente empobrecida, anclada en la música melódica y en la que el rock y el pop eran fenómenos titubeantes. La cantante estadounidense, que pasó más de tres décadas en España y protagonizó una desigual carrera, falleció en la ciudad texana de Austin el pasado día 19. Tenía 86 años.

Aterrizó en España a mediados de los sesenta, y aquí desarrolló el grueso de su trayectoria. El jazz era una rareza de minorías al que se consagraba solo un par de garitos, así que hubo de recurrir a otros registros melódicos para pagar las facturas. Y dio en la diana con 'El vals de las mariposas' una pegadiza canción de amor compuesta por el asturiano Danny Daniel, su pareja de entonces y con quien la interpretó a dúo en lo que fue todo un pelotazo que vendió millones de copias.

«Le debo mucho a esa canción», reconocía agradecida a unas «mariposas que decían cosas hermosas» que le aportaron cierto desahogo económico y un inusitada popularidad. «Pero soy antes que nada una cantante de jazz» repetía orgullosa una Donna Hightower que nunca lo tuvo muy fácil y padeció un sinfín de altibajos profesionales.

Hija de la América profunda, Donna Hightower Vanoutrive nació en Caruthersville, en el racista estado de Misuri, el 28 de diciembre de 1926 aunque su familia se trasladaría pronto a Los Ángeles. En la infancia educó el oído con los grandes éxitos del county que oía en casa por la radio. Se sentiría enseguida atraída por el góspel, el soul y el jazz y, como tantas grandes voces estadonuidenses, la iglesia supuso para ella un máster que comenzó con apenas diez años. El góspel fue su escuela y su primer amor, a esta música de honda raíz religiosa regresaría en sus últimos años.

Segunda oportunidad

Se curtió en garitos sureños en donde se prohibía la convivencia de negros y blancos en la compañía de Louis Jordan y B. B. King. Pero no logró abrirse camino y se empleó como cocinera en un restaurante de Chicago. Su segunda oportunidad llego de la mano de Bob Tillman, reportero del Chicago Defender, que la escuchó cantar mientras cocinaba y le consiguió un contrato en un hotel. Tillman le sugirió acortar el nombre y ella se negó alegando una razón de peso: «mi nombre tiene el mismo número de letras que el de Ella Fitzgerald».

La historia se repitió en Nueva York a finales de los cincuenta, cuando Dave Cavanaugh, productor de Capitol Recods, la escuchó de nuevo cantar en la cocina. Grabó una maqueta para la discográfica, que no respondió hasta que fue requerida de urgencia para sustituir a su admirada Dinah Washington en la grabación de 'Take one' con la flor y nata del jazz: Ben Webster, Joe Wilder, Hank Jones y que sería su primer gran éxito.

Por fin estaba en la pomada del jazz y Quincy Jones la incorporó a su elenco para presentarse en el Olympia de París en 1960. A mediados de aquella década recala en España para amenizar a las tropas estadounidenses de la base aérea de Torrejón de Ardoz. Un escapada al Whisky & Jazz Club, único reducto del jazz en el Madrid de la época junto al Bourbon Street, marcaron su futuro.

El contrato de un mes seria el inicio de su larga estancia en España. Se instaló en 1969 , debutó con el single 'Soy feliz' y creo el dúo 'Danny y Donna' con el compositor y cantante gijonés. Hightower se codeó con los grandes del jazz ibérico, como Pedro Iturralde, Tete Montoliú o Horacio Icasto, que tuteló su carrera. Participó el Festival de la Canción de la Costa del Sol en 1970 junto a Danny Daniel y se obró el milagro de las mariposas de la que se vendieron ocho millones de discos.

Repetiría triunfo con la versión de 'This world today is a mess' (1972) que Danny Daniel convirtió en 'Este mundo es un conflicto' que colocó siete millones de copias en Europa y fue número uno en listas francesas y alemanas. No alcanzaría el mismo éxito con grabaciones como 'Here I Am' (1973) o 'I'm in Love with Love' (1974). Su interpretación del tema 'If You Hold My Hand', que fue sampleada por Sonny J. para su tema 'Handsfree'

Su estrella declinó definitivamente en los 80 y optó por regresar a los Estados Unidos en los 90. Sus visitas a España fueron ocasionales. Requerida por algún nostálgico programa de televisión, su última presencia en un escenario español tuvo lugar en el festival Vía Jazz de Collado Villalba en 2006.