Quantcast
jueves, 19 mayo 2022 20:49

Lorenzo, a un segundo de Bradl, con Márquez muy retrasado

Escondido entre un mar de pilotos doblados y casi parados, un alemán con aspecto de checo conquistó los primeros entrenamientos libres del Gran Premio de la República Checa. En Brno, ciudad germánica por excelencia hasta que comenzó la II Guerra Mundial, Stefan Bradl dio la sorpresa colocándose con el mejor tiempo y dando un golpe encima de la mesa con una Honda de gama baja. Superó no solo a los grandes favoritos de la parrilla, sino también a las Yamaha, claras favoritas para vencer en este velódromo hecho a imagen y semejanza de la segunda marca nipona en valor bursátil.

Jorge Lorenzo fue el mejor en la FP1, donde la temperatura baja propia de la mañana centroeuropea benefició a los neumáticos usados para acercarse al nivel de los competidores. Pero solo pudo aspirar a un segundo puesto en la FP2, a casi un segundo del líder. Pese a ello, se pudo comprobar que la franquicia de los tres diapasones aportará un grado superior en el circuito de Brno, tal y como se había especulado en la última semana. Incluido Valentino Rossi, inadvertido en casi todas las vueltas, pero que al final encontró esas sensaciones triunfales de Laguna Seca para acabar cuarto.

En la precarrera, todos los pilotos impusieron una lógica sobre los oídos de Marc Márquez. Dicha sensatez se basaba en que él debía ser el campeón al final. Demasiado dulce quizá para el de Cervera, quien no se encontró cómodo en ningún momento sobre la pista. Terminó quinto en la dos calificaciones, muy por debajo de lo acostumbrado. Su compañero de equipo Dani Pedrosa sí se mostró más seguro. Tercero con un tiempo discreto pero que hace presagiar que dará guerra con la Honda. Avisó de esta manera el catalán que el circuito no le va tan mal a la marca japonesa del sol naciente como los futurólogos habían predicho. Álvaro Bautista, copando el octavo lugar, superó incluso a las insulsas Ducati de Dovizioso y Hayden, cuyas ?balas rojas? siguen con la pólvora mojada y no parecen tener solución a corto plazo.

Poderío español

En Moto2 Pol Espargaró volvió a demostrar que a cada carrera que compite parece más seguro de sí mismo. Consiguió un meritorio tercer mejor tiempo en la primera tanda de este viernes y mandó un aviso a Scott Redding, su gran contrincante para el triunfo final. El de Tuenti HP40 comandó su prueba sin que le temblara el pulso hasta que Kallio, primero, y Nakagami, segundo, arrancaron del primer sitio a Espargaró en las tres últimas vueltas. A pesar de ello dejó muy lejos a su némesis, el británico, con un opaco séptimo puesto, a varias décimas del español. Tito Rabat mejoró su marca de la FP1 y acabó cuarto, aunque él mismo reconoció que le costó adaptarse al engranaje de la pista checa.

Si en la categoría media los españoles dieron el cien por cien sobre la gravilla checa, en el cuarto de litro las cosas fueron muy aún mejor. El cuarteto hispano que lidera esta clase desde el último mes volvió a monopolizar los primeros entrenamientos libres de principio a fin. En esta ocasión Maverick Viñales golpeó primero para marcar distancias con sus rivales. Fue el mejor en los segundos 38 minutos. Sacó 43 milésimas a Álex Márquez, quien ha dado un salto de calidad importante en el segundo tramo de la temporada, y tres décimas a Luis Salom. El mallorquín del equipo Red Bull, a pesar de sufrir una rotura en el pie derecho que podría suponerle tener que operarse tras la conclusión del presente gran premio, supo aguantar el dolor y dar una pincelada del espectáculo que deparará a los aficionados el domingo. Por su parte, Álex Rins estuvo muy alejado del trío de cabeza con tiempos discretos. Tendrá que mejorar.