Quantcast

Muere uno de los dos siameses hondureños

Uno de los siameses hondureños que nacieron el pasado domingo unidos por el abdomen y compartiendo el hígado y parte del intestino, ha muerto debido a problemas cardíacos, a pocos minutos de ser separado quirúrgicamente, informó una fuente médica. El médico Mario Noé Villafranca, que ha participado en la intervención quirúrgica practicada a los bebés para separarlos, ha comunicado que uno de los niños ha muerto y que su hermano se encuentra «delicado pero estable».

El niño «estaba en malas condiciones, tenía pocas probabilidades de vivir y minutos después de finalizada la operación falleció», ha señalado Villafranca, aunque no ha precisado cuál es el que ha muerto. Los siameses José Jacob y José Eusac nacieron el pasado día 18 por cesárea y sus padres son dos jóvenes de escasos recursos originarios del sur de Honduras. Ha agregado que esperan la recuperación del otro niño, que actualmente se encuentra en estado «crítico» en la unidad de cuidados intensivos del estatal Hospital Materno Infantil de Tegucigalpa.

Los siameses son el tercer caso que se registra desde 2010 en Honduras, cuando en noviembre de ese año nacieron dos niñas unidas por el tórax, que fallecieron una semana después. En 2011 nacieron dos niñas unidas por el tórax y que compartían el hígado, la pelvis y los riñones y murieron casi dos semanas después.