Quantcast

El exjefe comunista chino Bo dice que le tendieron una trampa

JINAN, China (Reuters) – El político caído en desgracia Bo Xilai llevó a cabo una enérgica autodefensa el jueves en el juicio más político de China en décadas, afirmando que fue engañado en uno de los casos de corrupción contra él y que lo había admitido contra su voluntad durante el interrogatorio.

El exjefe de 64 años del Partido Comunista en la localidad suroccidental de Chongqing ha sido acusado de ilegalidad al aceptar casi 27 millones de yuanes (3,29 millones de euros), corrupción y abuso de poder y con toda certeza será hallado culpable.

El rechazo por parte de Bo de uno de los cargos y el fuerte tono utilizado en su primera aparición pública desde que fue destituido a principios del año pasado no se esperaban. Pero los analistas dijeron que podría haber llegado a un acuerdo con las autoridades para mostrar que estaba teniendo un juicio justo a cambio de una sentencia preacordada.

El presidente Xi Jinping está buscando el apoyo ilimitado del partido en su intento de impulsar reformas que reequilibren la economía, y quieren que el juicio a Bo se cierre rápidamente con el menor ruido posible.

«(Bo) es claramente partícipe en este juicio», dijo Nicholas Bequelin, investigador de la organización con sede en Nueva York Human Rights Watch. «El resultado ya se ha decidido. Probablemente haya un acuerdo entre Bo y el partido respecto al resultado».

La caída en desgracia de Bo ha llevado a los seguidores de sus programas sociales igualitarios de temática maoísta a posicionarse contra la senda capitalista asumida por los líderes en Pekín, exponiendo divisiones en el seno del partido y en la sociedad china.

Bo fue una de las estrellas políticas en alza de China y su juicio en la ciudad oriental de Jinan supone la culminación del mayor escándalo político del país desde la caída en 1976 de la Banda de Cuatro al final de la Revolución Cultural.

Con aspecto sombrío y recién afeitado, Bo, cuyo pelo parecía aún teñido de negro, se puso de pie en el banquillo sin esposas, según las imágenes de televisión. Apareció vestido con una camisa blanca de manga larga y aparición con las manos cruzadas, flanqueado por dos policías.

No se permitió a los medios extranjeros asistir al juicio y las palabras de Bo se colgaron en el sitio oficial de microblog del tribunal, así que probablemente fueron muy editadas. Aún así, las transcripciones marcan un nivel de accesibilidad sin precedentes para un juicio en China.

«En cuanto al asunto de recibir dinero de Tang Xiaolin en tres ocasiones, una vez lo admití contra mi voluntad durante la investigación contra mí en la Comisión Central de Inspección Disciplinaria», dijo Bo.

«Estoy dispuesto a aguantar las responsabilidades legales, pero en aquel momento no sabía las circunstancias de estos actos: mi mente estaba en blanco», añadió.

Bo estaba acusado de recibir unos 21,8 millones de yuanes en sobornos de Xu Ming, un empresario amigo suyo que está detenido, y Tang, director general de la firma exportadora con sede en Hong Kong Dalian International Development, dijo el tribunal.

/Por John Ruwitch/