Quantcast

El Ibex se instala en los 8.600 enteros

Los buenísimos datos económicos publicados en Europa hicieron posible un fuerte rebote en los índices del Viejo Continente. Y las subidas más potentes fueron las de las Bolsas de la periferia europea. El índice que más subió fue el Ftse Mib de Milán, que se apuntó un 2,56%, seguido del PSI-20 de Lisboa, que ganó un 2,23%. El selectivo español avanzó un 1,98%, para dar un último cambio en los 8.629,70 puntos. El resto de los indicadores registraron subidas algo más modestas. Así, el Dax alemán subió un 1,36%, mientras que el Cac 40 francés se apuntó un 1,10% y el Ftse 100 británico, un 0,88%.

Cuando hablamos de referencias macro positivas nos referimos a los índices de gestores de compras de los sectores servicios e industrial de la zona euro. El primero subió hasta los 51 puntos, cuando los analistas habían pronosticado que se quedara en los 50,2. El segundo se disparó hasta los 51,3 puntos, por encima de los 50,8 que esperaba el consenso de expertos. Lo importante es que ambos indicadores se colocaron muy por encima de los 50 puntos, que es la frontera entre la expansión y la contracción. Batió expectativas Alemania, pero no Francia, donde ambas actividades se encuentran en fase contractiva.

En todo caso, son datos que corroboran que la recuperación económica se asentó en agosto en la zona euro. La reacción alcista en Europa a los datos también certifica que las actas de la última reunión de la Reserva Federal no fueron demasiado traumáticas, pese a que tanto Wall Street la noche anterior como la Bolsa de Japón a primera hora de la mañana habían cerrado con descensos. Como comenta José Luis Martínez Campuzano, estratega de Citi en España, las actas reflejaron esta recomendación: «Ser pacientes a la espera de nuevas referencias». Las referencias económicas siguen siendo claves para decidir la retirada de los estímulos, así como el ritmo de tal movimiento.

En España en particular tuvimos buenos datos del sector turístico y también de la balanza comercial, lo que sigue incidiendo en la idea de que la recuperación española vendrá dada por el tirón que venga del exterior, bien por la llegada de turistas, bien por la demanda de exportaciones.

Buenos datos también en EE UU y en China

En Estados Unidos también se conocieron datos importantes y más si tenemos en cuenta lo que decíamos antes: la Reserva Federal los vigilará de cerca para tomar su decisión sobre los estímulos monetarios. En primer lugar, el paro semanal, que decepcionó ligeramente. También, el índice de gestores de compras del sector manufacturero, que se quedó un poco por debajo de lo previsto, en los 53,9 puntos, frente a los 54 estimados por los analistas. Pero el indicador de indicadores, que es algo así como un índice sobre la salud general de la economía americana y adelanta su comportamiento para los próximos meses, batió expectativas, al crecer un 0,6% en julio, por encima del 0,5% esperado. Así las cosas, también en Wall Street los inversores se inclinaban por las compras en los primeros compases de la sesión.

En China, por la mañana, también tuvimos buenas noticias del sector industrial. El índice de gestores de compras que elabora HSBC recuperó en agosto el nivel de los 50 puntos desde los 47,7 puntos del mes anterior.

Deuda: bonos conservadores, a la baja; la periferia, al alza

En el mercado de deuda, destacó el comportamiento de los bonos conservadores, que volvieron a registrar subidas en su rentabilidad. Así, el rendimiento del bono alemán a diez años subió desde el 1,87% hasta el 1,92%. Y la de su comparable estadounidense, desde el 2,82% hasta el 2,90%. Quizás ésa sea la principal señal de que los mercados continúan esperando una reducción de los estímulos monetarios. O puede, simplemente, ser la respuesta a unos datos económicos que certifican que la recuperación está en marcha y es, por tanto, el tiempo de dejar a un lado la inversión en activos más conservadores para apostar por los de más riesgo, es decir, los que más partido le pueden sacar a la mejora de la situación económica.

En cambio, la rentabilidad de los bonos periféricos bajó. La del español a diez años, desde el 4,53% hasta el 4,49%. La del italiano a ese mismo plazo, desde el 4,36% hasta el 4,32%. Con ello, la prima de riesgo de la deuda española bajó desde los 266 hasta los 257 puntos básicos. Y la de Italia, desde los 249 hasta los 240 puntos básicos.

También se redujo con fuerza la de Grecia: desde los 849 hasta los 833 puntos básicos. En el mercado de divisas, el euro cayó levemente con respecto al dólar, pero se mantenía por encima del nivel de 1,33 unidades de billete verde.

En el de materias primas, ascensos. El barril de Brent, de referencia en Europa, subió un 0,15% y se quedó a las puertas de los 110 dólares. El de West Texas, de referencia en Estados Unidos, subió medio punto porcentual, hasta los 104,36 dólares. Los metales preciosos también recuperaron terreno. En primer lugar, el cobre. Pero también el oro, que subió cerca de medio punto porcentual, para colocarse en los 1.376 dólares la onza.

Ibex-35: sólo un valor en rojo

De vuelta en el selectivo español, sólo un valor terminó la jornada en negativo. Fue Grifols, que retrocedió un 0,08%. Entre los peores, pero ya en verde, Viscofán, OHL y BME, que fueron los únicos que sumaron menos de un punto porcentual.

El mejor valor del día fue el Popular, que registró una revalorización del 5,64%, seguido de FCC, que también ganó más de un 5%. A continuación, Sacyr, que subió un 4,41%. Bankinter, Acciona, Mediaset e Inditex avanzaron más de un 3%.

Entre los mejores, más valores financieros, como Mapfre y el Sabadell, que subieron un 2,73% y un 2,47%, respectivamente. Gas Natural, Arcelormittal, Técnicas Reunidas, IAG, BBVA y el Santander también avanzaron más de un 2%.

Algo más atrás se quedaron los grandes valores, como Repsol o Iberdrola, que sumaron un 1,70% y un 1,64%, por ese orden, además de Telefónica, que ganó un 1,13%.

En el Mercado Continuo, destacó Service Point, que subió un 12,18%, seguido de Funespaña, que se apuntó un 10,28%. En rojo, el peor fue Cementos Portland, que retrocedió cerca de un 8%, seguido de Amper, que se dejó un 4%, después de conocerse la desinversión realizada por Ezentis que, por cierto, perdió un 3,70% ayer, una mínima corrección si tenemos en cuenta las fortísimas subidas registradas en las sesiones previas.