Quantcast

Se busca una boa constrictor en un pantano de Ciudad Real

Los pescadores y bañistas que acuden habitualmente al embalse de El Vicario, en Ciudad Real, pueden encontrarse en cualquier momento con una desagradable sorpresa: una boa constrictor que está siendo buscada por agentes del Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) de la Guardia Civil y la Policía Nacional.

Su muda de piel, de unos dos metros de longitud, ha sido hallada junto a este pantano y se sospecha que el animal ha podido escaparse del terrario donde se encontraba o bien que su dueño la ha abandonado a su suerte. El caso es que el reptil, originario de América Latina, puede sobrevivir en los alrededores de este embalse hasta que llegue el frío invernal. Hasta entonces cuenta con calor y humedad y no tendrá problemas para alimentarse pues se nutre de ratones y pequeños mamíferos.

Pies en polvorosa

El problema es si a la boa le falta alimento. En ese caso puede buscar animales de mayor tamaño a los que estrangula igualmente antes de darse el banquete.

?Hemos hecho varias batidas por la zona pero no hemos hallado su rastro?, indicó este miércoles el portavoz de la Guardia Civil en Ciudad Real, Daniel Martín Consuegra, cuyos agentes se han movilizado desde que un padre y su hijo encontraron la muda de piel o ?camisa? del animalito.

Los bañistas y pescadores del embalse no ocultan su temor a encontrarse con la boa -hasta ahora sólo se han visto por la zona pequeñas culebrillas-. La mayoría tiene claro qué haría en esa situación: correr como Usain Bolt. Otros piensan llevar encima una escopeta por si se encuentran a este reptil que ha pasado a formar parte de la fauna de este embalse junto a carpas y lucios.