Quantcast

El parlamento checo se disuelve y pone fecha a las elecciones

La Cámara baja del Parlamento checo ha votado este martes en Praga su disolución, lo que supone la convocatoria de elecciones legislativas anticipadas, probablemente el próximo octubre. Para aprobar la propuesta hacía falta una mayoría cualificada de tres quintos (120 sobre 200 escaños), pero al final fueron 140 los diputados que levantaron su mano a favor, mientras que solo siete votaron en contra.

No participaron en la votación los liberales del Partido Democrático Ciudadano (ODS), que intentaron hasta el último momento evitar el final de la legislatura, cuyos últimos compases han sido testigos del desmoronamiento de esa fuerza de la derecha checa. El Gobierno de coalición de centro derecha encabezada por el hasta entonces líder de esa formación, Petr Necas, dimitió en junio salpicado por un gran escándalo de corrupción y abuso de poder. El jefe de Estado, Milos Zeman, deberá decidir ahora la fecha de la convocatoria electoral, si bien la Carta Magna establece un plazo de sesenta días tras la autodisolución de la Cámara baja.

«Preferimos el 25 y 26 de octubre» como fecha de los comicios, dijo tras la votación el líder socialdemócrata, Bohuslav Sobotka, cuya formación es la favorita para alzarse con la victoria en las urnas, según las encuestas de intención de voto. La decisión permite al país centroeuropeo salir de la crisis política que atraviesa desde hace dos meses, tras la caída del Ejecutivo de centroderecha y la pérdida del voto de confianza del posterior Gobierno técnico, que seguirá de forma interina hasta pasarle el testigo al Ejecutivo que salga de la urnas en otoño. Hasta la celebración de las elecciones todos los poderes legislativos pasarán al estar en el Senado.