Quantcast

Schauble cree que Grecia necesita otro rescate

El ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schauble, ha reconocido que Grecia necesitará un nuevo rescate, aunque ha señalado que este tercer programa no implicará una nueva quita a la deuda del país heleno.

«Tendrá que haber un nuevo programa en Grecia», ha dicho Schauble durante un acto electoral en el norte de Alemania, donde, sin embargo, ha reiterado la postura del Gobierno germano contraria a nuevas quitas en la deuda griega.

Se trata de la primera vez que el ministro alemán de Finanzas reconoce como prácticamente inevitable el tercer rescate de Grecia, aunque con anterioridad ya había sugerido la posibilidad de un nuevo plan de ayuda al país heleno, puesto que el programa actual expira a finales de 2014.

Desmentido

Sin embargo, el ministro griego de Finanzas, Yannis Sturnaras, ha desmentido la necesidad de un tercer rescate financiero. «No, no estamos hablando de ese tipo de cosas», ha afirmado tras una reunión ministerial para programar las próximas reformas del Gobierno.

Además, Sturnaras se ha mostrado seguro de que Grecia cumplirá «a tiempo» con las obligaciones derivadas del actual programa de ayuda financiera, el segundo (firmado el pasado año después de que el primero, aprobado en 2010, no resultase suficiente para evitar la quiebra).

Como aperitivo a la visita de la troika prevista para septiembre, mañana viajará a Atenas el miembro alemán del consejo directivo del Banco Central Europeo, Jörg Asmussen. «En preparación a la siguiente misión de evaluación de la troika, el miembro del consejo ejecutivo del BCE Jörg Asmussen visitará Atenas para mantener reuniones bilaterales con políticos griegos y miembros de la sociedad y la comunidad empresarial para tratar el programa de ajuste griego», ha señalado la institución bancaria europea en un comunicado.

También a la salida de la reunión ministerial, el ministro de Reforma Administrativa, Kyriakos Mitsotakis, ha asegurado a los periodistas que la lista con los 12.500 nombres de funcionarios que serán incluidos en el esquema de reserva laboral -por el que serán evaluados y si no se les encuentra un empleo en otro organismo estatal finalmente despedidos- «estará preparada para finales de septiembre», de cara a la visita de la troika.