Quantcast

Reino Unido obligó al Guardian a destruir material de Snowden, dice editor

WASHINGTON (Reuters) – El editor del periódico The Guardian, canal de las revelaciones basadas en filtraciones del exanalista de inteligencia Edward Snowden, dijo que el Gobierno británico amenazó con acciones legales en su contra a menos que destruyera los documentos clasificados o los entregara a las autoridades.

En un artículo publicado el lunes en el sitio web del diario británico, Alan Rusbridger informó que un mes atrás, después de que The Guardian publicara varias historias basadas en el material de Snowden, un funcionario británico le dijo: «Ya se han divertido. Ahora queremos que nos entreguen el material».

Después de más conversaciones con el Gobierno, dijo Rusbridger, dos «expertos en seguridad» del Cuartel de Comunicaciones del Gobierno , el equivalente británico a la Agencia Nacional de Seguridad estadounidense, visitaron las oficinas del Guardian en Londres.

En el sótano del edificio, escribió Rusbridger, los funcionarios observaron cómo los ordenadores que contenían material entregado por Snowden eran pulverizados. «Podemos cancelar los helicópteros negros», bromeó uno de los funcionarios, según narra Rusbridger.

La decisión del Guardian de publicar la amenaza del Gobierno -y la declaración de que puede seguir dando informaciones sobre las revelaciones de Snowden desde fuera de Reino Unido- parece ser el último paso en una creciente batalla entre los medios de prensa y los gobiernos sobre las informaciones de programas de vigilancia secretos.

El domingo, las autoridades británicas detuvieron por nueve horas a la pareja brasileña de Glenn Greenwald, un escritor del Guardian que se entrevistó cara a cara con Snowden en Hong Kong y ha escrito o sido coautor de varios de las inforamaciones del periódico basados en su material.

En su artículo, Rusbridger escribió que pese a la destrucción de los ordenadores en Londres, dijo a los funcionarios británicos que debido a la naturaleza de las «colaboraciones internacionales» entre periodistas, todavía sería posible para las organizaciones de prensa «aprovechar ambientes legales más permisivos».

De ahora en adelante, el Guardian «no tendrá que hacer nuestra información desde Londres», destacó.

Una fuente con conocimiento del tema dijo que esto significa que las autoridades británicas tenían conocimiento de que el Guardian probablemente seguiría dando noticias sobre las revelaciones de Snowden desde fuera de la jurisdicción del Gobierno británico.

/Por Mark Hosenball/