Quantcast

La UE estudiará un posible embargo de armas a Egipto

Los países de la Unión Europea (UE) van a estudiar un posible embargo de armas a Egipto y una serie de posibles medidas de presión para tratar de poner fin a la violencia e impulsar el diálogo entre todas las fuerzas políticas, ha señalado el representante europeo para el Mediterráneo Sur, Bernardino León.

León, tras reunirse con los embajadores de los veintiocho estados de la UE, ha explicado que los países han encargado a la jefa de la diplomacia comunitaria, Catherine Ashton, que presente un documento con las medidas que la Unión Europea tiene a su disposición para responder a la situación en Egipto. Entre ellas figura la posibilidad de un embargo a la venta de armas al país, aunque cualquier decisión queda pendiente de la reunión extraordinaria que mantendrán el miércoles próximo los titulares de Exteriores europeos, ha manifestado. «Los ministros de Exteriores han evocado diferentes posibilidades hasta ahora y sé que ésta es una de esas posibilidades», ha declarado León.

Además de esa opción, varios países europeos han planteado en los últimos días otras posibles acciones, como la suspensión de las ayudas económicas que la UE ofrece a Egipto. Sin embargo, según fuentes diplomáticas, otros estados miembros se han mostrado contrarios a esa opción en la reunión de hoy, al considerar que podría castigar a la población.

El pasado noviembre, la UE anunció un paquete financiero de más de 5.000 millones de euros en préstamos y ayudas, destinados a apoyar durante dos años la transición política y el desarrollo económico de Egipto. No obstante, la mayor parte de esas ayudas se encuentra paralizada desde hace meses por la situación en el país.

Solución política

León ha recalcado que la UE sigue confiando en la posibilidad de una solución política. «Estamos convencidos de que una solución política es posible y vamos a insistir», ha dicho el diplomático español, quien ha avanzado que «cualquier decisión que se tome el miércoles» en la reunión de los ministros de Exteriores irá dirigida a lograr un arreglo de ese tipo.

León ha recordado que para la UE el Gobierno interino y el Ejército tienen una responsabilidad importante en la tragedia en el país, pero ha subrayado que la violencia procede «de ambas partes». Ha resaltado que la unidad en el seno de los Veintiocho es total y que todos los países han coincidido en destacar la importancia de Egipto para la UE. «Estamos discutiendo respuestas a la situación actual de una manera muy abierta, intentando ser constructivos, mantener los canales abiertos, porque la UE ha sido y será un interlocutor clave», ha remachado.

Mayor contundencia

La UE, que en julio evitó señalar el derrocamiento de Mursi como un golpe de Estado, ha ido endureciendo progresivamente el tono con el Gobierno provisional a medida que ha ido aumentando el saldo de víctimas en los últimos días. «La responsabilidad de esta tragedia recae con fuerza en el Gobierno interino, así como en la clase política del país en el sentido más amplio», dijo el pasado viernes Ashton, en un comunicado en el que urgió a poner fin a la violencia.

El domingo, Van Rompuy y Barroso subrayaron «la particular responsabilidad de las autoridades interinas y del Ejército» a la hora de terminar con los enfrentamientos y dejaron claro que «las peticiones de democracia y libertades fundamentales de la población egipcia no pueden ser ignoradas, y muchos menos borradas con sangre».

«Máxima contención»

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha dicho estar «alarmado» por la violencia en Egipto, condenó el uso excesivo de la fuerza por parte de las autoridades y pidió a todas las partes la «máxima contención». «Estoy alarmado por el estallido de protestas violentas y el uso excesivo de la fuerza y condeno con firmeza los ataques contra las iglesias, hospitales y otros edificios públicos», dijo Ban en una conferencia de prensa en la sede de Naciones Unidas.

Además de pedir la liberación del presidente Mohamed Mursi y que se amplíe el espacio político a los Hermanos Musulmanes, ofreció apoyo para resolver la crisis con la visita que comienza mañana a El Cairo el jefe de asuntos políticos de la ONU, Jeffrey Feltman.

El secretario general, que reiteró que no hay justificación para atacar a la población civil o destruir infraestructuras que son importantes para el futuro de Egipto, urgió a las partes a ejercer «máxima contención» y resolver las diferencias a través de diálogo. Ante la actual «polarización» del conflicto, Ban insistió en que es responsabilidad de las autoridades y de los líderes políticos y sociales frenar la violencia, y pidió un plan «creíble» para contenerla y «reavivar» el proceso político.