Quantcast
domingo, 22 mayo 2022 11:15

Martino se estrena con una goleada de escándalo

El nuevo Barça de Gerardo Martino arrancó este domingo la liga de manera espectacular. Endosó un humillante 7-0 al Levante y dio la sensación de iniciar el año con las piezas bastante más ajustadas de lo que suele ser habitual en el inicio del campeonato. Bien es cierto que el Levante no fue rival, porque el cuadro valenciano ha sufrido muchos cambios en verano (ya no están por ejemplo ni Iborra, ni Barkero, ni Ballesteros, ni Martins) y Caparrós necesitará tiempo para armar un equipo. Sin embargo, el recién estrenado proyecto del argentino Martino dejó la impronta de que sigue siendo el mismo equipo poderoso que se proclamó campeón de Liga la temporada pasada. Esa es quizá la única duda que les quedó a los aficionados culés cuando salieron del Camp Nou hacia sus casas con una sonrisa de oreja a oreja: o este Barça es muy bueno o el Levante fue muy malo y tiene la defensa más blanda y bisoña de la Liga.

Con una primera parte para enmarcar, en la que apenas permitió a su rival pasar del centro del campo, el Barça se fue al descanso con un contundente 6-0. De la mano de Messi, que jugó más suelto que nunca y estuvo muy participativo (hizo su primer doblete); Busquets, en plan mariscal; Alexis y Pedro (dos goles), muy en forma; y Xavi, genial como casi siempre, el Levante parecía el invitado de turno al trofeo Joan Gamper, frente a un cuadro catalán que salió a morder desde el pitido inicial de Del Cerro Grande. Martino adelantó la presión unos cuanto metros respecto al curso anterior y ya desde el minuto 4 el Barça dejó sin aire a su contrincante: Alexis, Messi -en dos ocasiones-, Alves, Pedro y Xavi dejaron el choque visto para sentencia antes de que los aficionados sacaran sus bocadillos en el descanso.

Verano movido

A pesar de los sobresaltos y de que el Barça ha tenido un verano ?movidito?, por la renuncia de Vilanova, la contratación exprés de Gerardo Martino o el fichaje de Neymar, la vida sigue más o menos igual para el FC Barcelona, que ya el año pasado se mostró intratable en el Camp Nou. Este equipo es similar a sus predecesores, porque de momento juegan casi los mismos. La propuesta futbolística del técnico rosarino se asemeja además mucho a la de Vilanova y Guardiola, en el sentido en que no piensa renunciar al ADN del Barça, que no es otro que el toque, el manejo rápido del balón, el control y la combinación endiablada. Las paredes y los cambios de orientación les salieron a los azulgrana frente al Levante a las mil maravillas.

Así, la puesta de largo de Martino ante su público dejó un sabor muy dulce en la hinchada culé y deparó pocas novedades. El ex de Newell?s apostó por un once que sonaba a clásico. Neymar, único fichaje que ha hecho el cuadro catalán esta temporada, arrancó desde el banquillo, y salvo Iniesta, que tampoco entró en el equipo titular, Martino dejó las pruebas para otro día. Alves, Piqué, Mascherano y Adriano jugaron en defensa; Busquets, Xavi y Cesc en la medular; y Messi, Alexis y Pedro en punta de ataque. Un equipo sin sorpresas en sus protagonistas, que sí dejó entrever algunas novedades. La principal y que además dio sus frutos bien pronto fue la presión para recuperar la pelota. En la época de Guardiola, el Barça desarrolló un empuje asfixiante sobre su contrario, que menguó de manera considerable la temporada pasada. Con el Tata Martino ha vuelto la presión agobiante y el Barça busca a su rival hasta su área. Los tres primeros goles fueron un buen ejemplo. Sobre todo el tercero, con Messi, presionando como un poseso en la banda. La máxima es que todos vayan a la apertura para recuperar la pelota lo antes posible. Habrá que ver cómo funciona ante rivales de mayor entidad y con contragolpes más decididos. La otra innovación que ha introducido el de Rosario es la de romper con el marcaje zonal en los córners. Ahora es mixto y Piqué y Mascherano, sobre todo, van al hombre.

La segunda parte, mientras, aportó bastante poco al encuentro. El cuadro azulgrana levantó algo el pie del acelerador y el Levante trató de cerrarse con más orden. Lo más reseñable fueron las entradas de Neymar y de Iniesta. El brasileño debutó con el Barça en partido oficial. Jugó de extremo izquierda, dejó toques de calidad y buscó la línea de fondo. El público ya le adora. Pedro hizo su segundo tanto particular y el séptimo de su equipo.

Artículo anteriorRins, la gran alternativa
Artículo siguienteMárquez, héroe americano