Quantcast

La 'txupinera' inhabilitada marca el inicio de la Aste Nagusia

La concejala de Fiestas de Ayuntamiento de Bilbao, Itziar Urtasun, ha lanzado esta tarde el 'txupin' anunciador de la Aste Nagusia desde la balconada del teatro Arriaga, en presencia de Jone Artola, la 'txupinera' cuyo nombramiento fue suspendido judicialmente.

A las 19.00 horas de esta tarde, ante miles de personas y después del pregón pronunciado por la capitana del Athletic femenino, Iraia Iturregi, Urtasun ha prendido la mecha del cohete anunciador de las fiestas.

Junto a ellas, en la balconada del teatro figuraba de forma destacada Jone Artola, miembro de la asociación de familiares de presos de ETA Etxerat y cuyo nombramiento como 'txupinera' fue suspendido por un juez de Bilbao. Al estimar un recurso del delegado del Gobierno en el País Vasco, Carlos Urquijo, el juez suspendió la designación de Artola para «evitar el peligro» de que se dé una situación que entrañe un menosprecio a las víctimas del terrorismo.

Con el pañuelo de fiestas al cuello, Artola estaba vestida con la camiseta de rayas negras y blancas representativa de su comparsa, Txori Barrote, y no con el uniforme rojo típico de la 'txupinera' de Bilbao. Artola ha recibido gritos de ánimo («txupinera aurrera») de parte de las personas que se encontraban en la plaza del Arriaga, donde se han desplegado pancartas a favor de la «amnistía» y de los presos de ETA, con fotos de algunos reclusos.

'Txupin' alternativo

Antes del 'txupin', la capitana del Athletic, Iraia Iturregi, ha hecho referencia en el pregón a la polémica con la 'txupinera' y ha dicho que está «harta de quienes demuestran no entender la esencia de la Aste Nagusia». Los bilbaínos quieren «disfrutar cada segundo independientemente de razas, géneros e ideologías políticas», ha añadido Iturregi, ataviada con el uniforme amarillo característico de la pregonera. Ha animado a «cargar las pilas» y a disfrutar de las fiestas, antes de iniciar unos gritos de ánimo al Athletic.

Tras ello, Urtasun ha encendido el 'txupin', momento en que Iraia Iturregi se ha desprendido de la chaquetilla representativa de la pregonera y, con camiseta informal, se ha abrazado a Artola. A ellas tres se ha sumado inmediatamente en la balconada del Arriaga la mascota que simboliza las fiestas de Bilbao, Marijaia, cuya canción ha puesto ya en danza a todos cuentos aguardaban el comienzo de las fiestas.

Posteriormente, a las 20.15 horas, Artola ha lanzado un cohete alternativo vestida con el uniforme rojo ante el Teatro Arriaga y en compañía de la pregonera de Iraia Iturregi, quien también llevaba el uniforme de su cargo honorífico.

La ausencia de Azkuna

Previamente al 'txupin' se ha celebrado en el Arriaga la recepción oficial a las autoridades, en la que se ha echado en falta al alcalde, Iñaki Azkuna. Por primera vez desde que llegó a la Alcaldía en 1999, Azkuna no ha podido presidir el acto debido a su convalecencia tras ser operado el pasado 4 de julio, cuando se le extirpó un riñón. En su lugar, el alcalde en funciones, Ibon Areso, y la concejala de Fiestas, Itziar Urtasun, han asumido el protagonismo en la recepción.

Además de Areso, Urtasun, otros concejales de los distintos grupos del Ayuntamiento de Bilbao (PNV, Bildu, PSE-EE y PP) y miembros de las comparsas, al acto han asistido el portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka; el consejero vasco de Empleo y Políticas Sociales, Juan María Aburto; y el presidente del PNV, Andoni Ortuzar. También estaba en la recepción Jone Artola, la 'txupinera' suspendida.

En declaraciones a los periodistas tras el arranque festivo, Artola ha agradecido los mensajes de ánimo que ha recibido y ha dicho que se encontraba «exultante, encantada de tener este reconocimiento, queridísima por todos los bilbaínos». «Hay que seguir adelante y defender estas fiestas porque son las mejores del mundo», ha añadido.

Con el pistoletazo de salida dado desde el Arriaga, se inician nueve días de fiesta, hasta el domingo 25 de agosto, en los que hay previstos unos 300 actos festivos de gratuitos en diferentes puntos de Bilbao. El ayuntamiento ha empleado un presupuesto de 2,5 millones de euros, el mismo que el pasado año.