Quantcast

Egipto: El Gobierno declara la «guerra contra el terrorismo»

En una comparecencia ante la prensa, el asesor presidencial para Asuntos Políticos, Mustafa Higazi, ha asegurado que el pueblo egipcio salió a las calles para levantarse contra el «fascismo teocrático» de los Hermanos Musulmanes y que fueron los líderes de este grupo quienes impidieron un arreglo negociado a la crisis.

«Hablamos de un Estado y de un pueblo que están sufriendo un ataque, una guerra de desgaste por parte de fuerzas extremistas que solo pueden ser calificadas como terroristas», ha señalado Higazi, para aludir a la actividad de grupos «yihadistas» en la península del Sinaí como la prueba de esa conexión con el terrorismo.

Para el asesor presidencial, las acampadas islamistas de Rabea al Adauiya y Al Nahda en El Cairo -desmanteladas por la fuerza el pasado miércoles- «no pueden ser descritas como pacíficas, ya que en ellas se cometieron torturas, asesinato de civiles, incitación a la violencia…».

Según Higazi, las nuevas autoridades surgidas del golpe de Estado del pasado 3 de julio intentaron llegar a una solución pacífica con los Hermanos Musulmanes, pero la «testarudez» de estos hizo imposible llegar a un arreglo.

Por todo ello, ha asegurado que los sucesos en el país no pueden considerarse «diferencias políticas», aunque ha insistido en que los egipcios «nunca han estado más unidos» y en que el Estado «ganará esta batalla y fundará un Estado democrático civil».

CUARTA JORNADA DE DISTURBIOS

Mientras tanto, los disturbios continúan en las calles egipcias.

Esta tarde, la policía ha expulsado por la fuerza a los islamistas atrincherados desde hace varias horas en una mezquita del centro de El Cairo, en medio de un intenso tiroteo, según ha constatado la agencia Afp.

La policía ha disparado también al aire para dispersar a residentes que se hallaban fuera de la mezquita y agredían a los islamistas, que han sido extirpados uno a uno del edificio, en una plaza saturada de gases lacrimógenos.

Según uno de los islamistas, alrededor de un millar de personas llegaron a permanecer en el interior de la mezquita.

Este violento enfrentamiento se produce en el cuarto día de sangrientos disturbios entre fuerzas de seguridad, que recibieron la autorización de disparar contra manifestantes hostiles, y partidarios de Mursi.

Al menos 173 personas fallecieron -95 de ellas en El Cairo- y 1.330 resultaron heridas en los diferentes actos de violencia registrados el viernes en todo el Egipto durante las protestas contra el Gobierno interino egipcio y a favor de Mursi, según el último balance oficial dado a conocer por el Ministerio de Sanidad.