Quantcast

Un Nobel para el pago por móvil

Quién sabe si el día de mañana el respetable del Konserthuset de Estocolmo se ponga en pie para aplaudir a un financiero que recoja el prestigioso Nobel de Ciencias Económicas por sus estudios acerca del impacto de los métodos y transacciones en el consumo global. A la espera de ese hipotético momento, el pago por móvil -esa corriente tecnológica cuya pujanza ha ido al alza en los últimos meses- ya tiene su propio premio Nobel: Myron Scholes. El que inscribiese su nombre en 1997 en el selecto club de los que han recibido el galardón ha decidido invertir en Kuapay, una 'start up' puesta en marcha por españoles y ha sido nombrado presidente del consejo asesor.

«Posee una combinación única y atractiva de estrategia de mercados internacionales, arquitectura de seguridad innovadora y visión sobre de el rumbo futuro de los pagos móviles con dispositivos móviles inteligentes», afirma el coautor del modelo de valoración de opciones Black-Scholes, quien añadió que se sintió «inmediatamente . No en vano, la empresa fundada por Joaquín Ayuso -uno de aquellos que levantó la red social Tuenti- está ya presente en Estados Unidos, España y Chile. «Veo un enorme potencial que Kuapay sea un jugador dominante», asegura Scholes sobre un mercado «que sigue todavía en una fase incipiente de su desarrollo».

Ayuso, también CEO de la compañía, afirmó que es «emocionante ver a alguien de la relevancia de Scholes tomar nota» de su producto y celebró la «experiencia, conocimientos y reputación» que aportará el economista a la empresa. Hace poco más de dos años, este emprendedor puso rumbo a ?El Dorado? de la tecnología en busca de ambiente propicio para poner en marcha una idea peregrina que tenía en mente desde tiempo atrás. Se estableció en Santa Mónica donde comenzó a modelar este monedero móvil que lleva en España -donde ya han firmado acuerdos con empresas como Telepizza- desde el pasado mes de febrero, El funcionamiento es simple y ahorra la necesidad de usar cualquier otro aparato que no sea un teléfono inteligente. Tanto cliente como comerciante -que tiene que pagar una pequeña porcentaje por transacción- disponen de una aplicación que mediante un código QR permite pagar rápidamente un café, la compra semanal o el menú del día.