Quantcast

La casa del biólogo español asesinado será un centro ambiental

Parte de la casa del biólogo español Gonzalo Alonso Hernández, que denunció crímenes ambientales y que fue asesinado a tiros a principios de agosto en RÍo de Janeiro, será transformada en un centro de defensa del medio ambiente, han informado el Gobierno y la Policía. El cadáver del biólogo, que vivía desde hace diez años en Rio Claro, en el sur del estado de Río, fue hallado flotando cerca de una cascada en el parque Cunhambebe.

Alonso hacía registros de la fauna y la flora local y combatía la caza furtiva en el parque y la extracción ilegal del palmito. La policía cree que fue asesinado por su activo combate a los crímenes ambientales en la región. «Pretendemos ofrecer un premio a quien dé pistas que conduzcan a la prisión a los asesinos, a través de Disque Denuncia (un sistema teléfonico de denuncias)», ha dicho el secretario de Medio Ambiente del estado, Carlos Minc, tras reunirse con familiares del biólogo, con la jefa de la policía civil, Martha Rocha, y con diplomáticos españoles. «La familia colocó dos casas, una idea de Gonzalo, a nuestra disposición, para ser utilizadas como espacio físico para apoyar acciones contra crímenes ambientales. Sería una forma de homenajearlo», ha añadido Minc en un comunicado.

El jefe del departamento de Combate a Crímenes Ambientales, José Mauricio Padrone, también presente en la reunión, ha prometido «acabar con esa mafia de extractores ilegales de palmito en Río Claro y sus alrededores» y ha dicho que se reprimirá con más vigor la caza de animales silvestres.

La ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, ha puesto el Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama, estatal) a disposición de la policía civil para lo que sea necesario, ha señalado Rocha. «Todos nosotros nos sentimos afectados por este crimen, porque fue contra una persona que luchaba por las causas ambientales de nuestro país. El caso será investigado con rigor», ha manifestado la jefa de la policía civil.

Según el comisario de Río Claro, Marcos Antonio Alves, la policía ya tiene indicios de la autoría del crimen, y cree que éste fue cometido por más de una persona. La investigación indica que los autores conocían bien la región y no eran sicarios profesionales, señaló la secretaría de Medio Ambiente. Los asesinos robaron los ordenadores de Alonso, que contenían información sobre sus denuncias de crímenes ambientales.