Quantcast

«Es un año decisivo para la paz entre israelíes y palestinos»

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, ha puesto fin a sus encuentros oficiales con líderes israelíes y palestinos con el mensaje de que 2013 es decisivo para alcanzar la paz en Oriente Próximo, y les ha urgido a no tomar decisiones unilaterales que pongan en peligro las negociaciones.

«Estoy aquí para urgir a todos los líderes a continuar el camino de la paz y para subrayar nuestro compromiso común para hacer de 2013 un año decisivo para la paz entre israelíes y palestinos y para toda la región», ha dicho en una rueda de prensa con el primer ministro, Benjamín Netanyahu.

En la segunda jornada de un viaje anunciado casi en el último momento, Ban se ha reunido también con el presidente israelí, Simón Peres, el ministro de Defensa, Moshé Yaalón, y de Justicia, Tzipi Livni, también responsable de negociaciones. «Me siento animado por el que israelíes y palestinos hayan retomado el diálogo directo, pero para que estas negociaciones tengan alguna posibilidad de éxito tienen que ser sustanciales», ha agregado al reconocer los numerosos obstáculos que hay en el camino y la necesidad de entrar a resolver los problemas.

El problema de los asentamientos

Por primera vez en tres años, y tras contactos preliminares en Washington el pasado mes de julio, israelíes y palestinos comenzaron a negociar el miércoles un acuerdo de paz con el que declarar el final del conflicto en activo más antiguo del mundo. Para Netanyahu, su duración ha sido desde siempre resultado de la negativa árabe a aceptar un estado judío y no de las políticas israelíes de colonización de territorio que su país ocupó en 1967.

«(El de los asentamientos) es un asunto a resolver, pero no son la razón por la que el conflicto continúa. El conflicto ya estaba cincuenta años antes de que hubiera un solo asentamiento y cuando evacuamos los de Gaza (en 2005) la violencia continuó por esa oposición a la existencia de un Estado judío», ha explicado en la comparecencia con Ban. También ha advertido de que ningún proceso negociador llegará a buen término si los palestinos y la comunidad internacional no entienden que los barrios judíos de Jerusalén en territorio ocupado y los tres grandes bloques de asentamientos en Cisjordania son inamovibles y «formarán parte del mapa final de Israel».

Con motivo del reinicio de las negociaciones, y como contrapartida a los colonos y los partidos derechistas, el Gobierno israelí anunció la construcción de unas 2.100 viviendas en todos esos asentamientos, que generó una ola de condenas por los palestinos y la comunidad internacional. Ayer, después de entrevistarse con el presidente Mahmud Abás, el secretario general expresó en Ramala su profunda preocupación por esa construcción aunque, hoy, en Jerusalén, su crítica ha sido mucho más diplomática.

«Este es un momento crucial para Israel y para la región. Hablamos de cómo la comunidad internacional puede ayudar para que las partes alcancen un acuerdo definitivo para hacer realidad la solución de dos estados», ha matizado en una rueda de prensa con Peres al pedir a «ambos lados» que no den pasos que puedan poner en peligro las negociaciones. Y ha apelado a todos los lideres a demostrar «liderazgo» y «compromiso», elementos indispensables a su juicio para llegar a una «paz genuina».

Peres ha coincidido con él en que «la paz es una necesidad para las dos partes» porque «ninguna de los dos tenemos otra alternativa». «La situación general en Oriente Próximo es bastante desoladora, y si podemos alcanzar un acuerdo con los palestinos será una buena noticia en una región que necesita de ellas», ha remachado el presidente israelí.

Con su visita, la segunda en nueve meses, el secretario general ha querido dar un espaldarazo a los esfuerzos de mediación de EE UU, pedir a los dirigentes que muestren «coraje, visión y creatividad», y convencer a la opinión pública israelí y palestina de que la solución de dos estados, amenazada por la creciente colonización y la inestabilidad regional, es improrrogable. El secretario general, que inició su gira en Jordania, se reunirá esta tarde con funcionarios de agencias de la ONU en la zona y diplomáticos estadounidenses involucrados en las negociaciones de paz, antes de volar de regreso a eso de medianoche.