Quantcast
domingo, 29 mayo 2022 11:38

La reválida de 'La Roja'

Después del poso amargo que dejó la final de la Copa Confederaciones, donde España fue barrida de Maracaná por la emergente 'canarinha' de Scolari, la selección de Vicente del Bosque afronta un curso apasionante que concluye en el Mundial de Brasil que se celebrará del 12 de junio al 13 de julio de 2014. Tras aprender la lección de Río de Janeiro del mismo modo que hace cuatro años extrajo conclusiones de la derrota ante Estados Unidos en la final del 'torneo de campeones' celebrado en Sudáfrica, 'La Roja' se plantea un reto inimaginable: batir todos los récords y encadenar un ciclo de dos títulos europeos y universales consecutivos.

Antes de llegar a Brasil como gran favorita al título junto al anfitrión, España debe sellar el billete para su décima fase final de una Copa del Mundo consecutiva, ya que no falla desde la edición de Alemania'74. Es líder, gracias a su sonado triunfo del pasado 26 de marzo ante Francia en Saint Dennis (0-1) que revertió la delicada situación existente tras el empate ante los galos en el Calderón, pero solo tiene un punto de ventaja y no puede tropezar.

Está obligada a desquitarse del inesperado empate de Gijón y someter a Finlandia en su feudo de Helsinki, el viernes 6 de septiembre, y después cerrar el camino con dos triunfos en casa ante las débiles Bielorrusia y Georgia, el 11 y 15 de octubre, respectivamente. Antes, Del Bosque ha aprovechado el amistoso ante Ecuador en Guayaquil para probar a algunos de los los jóvenes valores que se proclamaron campeones de Europa sub-21 en Israel. Isco, Thiago, Koke, Tello y Iñigo Martínez, convocados para el el partido -aunque el madridista no jugó-, son el futuro del combinado nacional y alguno de ellos seguro que será importante en el intento de lograr renovar el campeonato mundial.

Al seleccionador se le presentan varias incógnitas que deberá despejar para que el grupo llegue en plenitud al gran torneo. El principal problema es el estado físico de Xavi Hernández, el mejor director de orquesta en la historia de la selección, el centrocampista con toque, temple, visión y anticipación mental que ha conducido al mejor equipo español de todos los tiempos. No estuvo fino en la Copa Confederaciones, y bien que se notó. «No hay que juzgarle ni por su edad (el 25 de enero cumplirá 34 años), ni por su rendimiento en la Confederaciones», concluyó Del Bosque tras el torneo. Hoy por hoy, el de Terrasa no tiene sustituto, ya que Thiago Alcántara es otro tipo de jugador, con más regate y llegada pero menos visión.

¿Doble pivote?

Otro asunto a debatir es el del doble pivote. Sin Xabi Alonso, baja por una operación de pubalgia, España brillo con Busquets de único medio centro hasta que Brasil le sacó los colores. Parece evidente que ante grandes escuadras, Del Bosque necesita un acompañante para el azulgrana. Es de suponer que el tolosano estará en buenas condiciones, pero en noviembre cumplirá 32 años. El del '9' es un asunto recurrente. Fernando Torres fue 'Bota de Oro' en la Confederaciones, pero no rayó al nivel exigible y cuatro de sus cinco goles los firmó ante Tahití, partido en el que erró un penalti. Roberto Soldado no aprovechó su gran oportunidad y David Villa estuvo casi inédito. El asturiano ha fichado por el Atlético de Madrid para disfrutar de minutos, recuperar la chispa y llegar a Brasil acreditado como máximo goleador de la selección española de todos los tiempos (con 56 dianas). Pero en diciembre cumplirá 32 años y habrá que ver si se ha recuperado plenamente de la gravísima lesión que le tuvo ocho meses alejado de los campos y le relegó a un papel de segundón en el Barça.

La polémica de la portería es más mediática que real, ya que tanto Iker Casillas como Víctor Valdés y Pepe Reina son de garantías. Los laterales, en cambio, sí son un quebradero de cabeza. En la derecha, Arbeloa sigue siendo discutido y Azpilicueta aún debe progresar para hacerse un hueco como titular; y por la izquierda, Jordi Alba es indiscutible pero con algún matiz. Es un delantero reconvertido y, pese a su rapidez, los rivales poderosos le cogen la espalda con cierta frecuencia. En la Confederaciones, Italia planteó el partido para que el carrilero Maggio rompiera por ese perfil y Brasil hizo daño en la final a base de balones largos al potente Hulk. Del Bosque tomó nota.

Y la tradición dice que quien gana la Confederaciones no conquista el Mundial.