Quantcast

La NSA habría violado las leyes de privacidad miles de veces al año

WASHINGTON (Reuters) – La Agencia Nacional de Seguridad de Estados Unidos ha violado las leyes de privacidad o superado su autoridad legal miles de veces cada año desde 2008, según The Washington Post, que citó una auditoría interna y otros documentos secretos.

La mayoría de las infracciones se refirieron a vigilancia no autorizada de estadounidenses u objetivos extranjeros de inteligencia en Estados Unidos, dos ámbitos que están restringidos por la ley y una orden ejecutiva, dijo el jueves el diario.

Las infracciones oscilaron entre violaciones significativas de la ley y errores tipográficos que tuvieron como consecuencia la intercepción no intencionada de correos y llamadas telefónicas, agregó.

El Post dijo que los documentos que obtuvo formaban parte de una serie de materiales proporcionados al periódico por el antiguo empleado para la NSA Edward Snowden, que ha sido acusado de espionaje por parte de Estados Unidos. Este mes, recibió asilo por un año de Rusia.

Los documentos incluían un grado de detalle y de análisis que no se comparte habitualmente con el Congreso o el tribunal especial que supervisa la vigilancia, dijo el periódico. En uno de ellos se instruye a personal de la agencia para eliminar detalles y sustituir lenguaje más genérico en los informes al Departamento de Justicia y la Oficina del Director de Inteligencia Nacional.

En una instancia, la NSA decidió que no tenía que informar de la vigilancia no intencionada de estadounidenses, indicó el diario. Un ejemplo notable fue en 2008 la interceptación de un «gran número» de llamadas desde Washington cuando un error de programación confundió el código de área estadounidense 202 por el 20, el código internacional de Egipto.

El Post dijo que la auditoría de la NSA, fechada en mayo de 2012, contó 2.776 incidentes en los 12 meses anteriores de recopilación, almacenamiento, acceso o distribución no autorizada de comunicaciones protegidas legalmente.

El diario afirmó que la mayoría no fueron intencionadas. Muchos supusieron fallos de diligencia debida o violaciones de procedimientos operativos estándar. Dijo que entre los incidentes más graves hubo una violación de una orden judicial y el uso no autorizado de datos de más de 3.000 estadounidenses y poseedores de la tarjeta de residencia con permiso de trabajo.

En 2008, la Ley de Enmiendas FISA atribuyó a la NSA amplios poderes a cambio de auditorías habituales del Departamento de Justicia y la oficina del Director de Inteligencia Nacional, así como informes periódicos al Congreso y al tribunal de supervisión, según el periódico.

«Somos una agencia dirigida por personas que actúa en un ambiente complejo con diferentes regímenes regulatorios, así que a veces nos encontramos en el lado equivocado de la línea», dijo un alto cargo de la NSA que habló con el Post a condición de no ser identificado.

«Puedes verlo como un porcentaje de nuestra actividad total que tiene lugar cada día», añadió. «Ves un número que parece grande en términos absolutos, pero cuando lo ves en términos relativos, parece algo distinto».

En lo que el Post dijo parece ser una de las violaciones más graves, la NSA desvió grandes volúmenes de datos internacionales que pasaban por cables de fibra óptica en Estados Unidos en un depósito en el que el material pudiera ser almacenado temporalmente para su procesado y selección.

La operación recopiló y combinó correos electrónicos estadounidenses y extranjeros, según el periódico, citando un boletín interno de alto secreto de la NSA. Abogados de la agencia dijeron al Tribunal de Vigilancia de Inteligencia Exterior que la NSA no podía filtrar de una manera práctica las comunicaciones de estadounidenses.

En octubre de 2011, meses después de que el programa estuviera en marcha, el tribunal determinó que la tarea de recopilación era inconstitucional.

Algunos integrantes del Comité de Inteligencia del Senado llevan tiempo intentando que la NSA dé algún tipo de explicaciones sobre cuántos datos recopila «incidentalmente» de estadounidenses a través de los diversos operativos electrónicos, pero el Gobierno de Barack Obama se ha opuesto contundentemente a estas revelaciones.