Quantcast
viernes, 20 mayo 2022 6:29

Márquez contra todos en Indianápolis

El número ?9? es el que marca el punto de inflexión para el Mundial de MotoGP. Nueve carreras disputadas hasta el momento y otras tantas faltan para dirimir quién será el nuevo campeón de la máxima categoría de las dos ruedas. Vuelven a arrancar los motores de grandes cilindradas en un escenario especial para cualquier amante de este deporte. Indianápolis se erige como la pista perfecta donde comprobar si las tornas van a cambiar o el guion en el tramo final de la primera parte del campeonato seguirá vigente. Indiana, localidad americana cuyo nombre significa ?tierra de los indios?, experimentará una nueva conquista esta vez por pilotos venidos desde todos los rincones del mundo. Pero es de esperar que sean los españoles los que tiñan de color el estado del Medio Oeste estadounidense con Marc Márquez a la cabeza.

Líder del mundial, el de Cervera confía no tener el síndrome postvacacional que suele afectar a cualquier trabajador medio. De ahí que las pequeñas merecidas vacaciones las haya vivido como un ?ministage? de pretemporada, donde poner a punto viejas lesiones y abarcar mejor la necesidad de sacarle un mayor rendimiento a su Honda. Algo similar han experimentado sus mayores rivales por el título. Dani Pedrosa y Jorge Lorenzo han aprovechado estas semanas para pasar por chapa y pintura que dirían los mecánicos. Solo que esta vez son sus cuerpos y no las motos los que han tenido que sufrir algunos retoques. No hay que olvidar que las caídas acaecidas en los últimos grandes premios y las roturas de clavícula pasaron factura a unos corredores acostumbrados a la proeza.

Entre Cataluña y Mallorca los dos campeones mundiales han recibido el máximos de los cuidados para recuperarse, aunque en el caso del compañero de Márquez no lo ha logrado al cien por ciento. Al menos para llegar al nivel óptimo que a él le hubiera gustado. Los dolores siguen ahí, algo lógico teniendo en cuenta las graves secuelas sufridas tras el aparatoso accidente en el circuito de Sachsenring. ?Todavía necesito algunas semanas más para recuperarme completamente, pero mis sensaciones ya son mucho mejores que en Laguna Seca?, fue el mensaje que el catalán quiso enviar con ese optimismo irreverente de niño eterno a sus seguidores. Tranquilizador e igualmente expectante se mostró su rival de Yamaha. También Lorenzo tiene que recuperar el terreno perdido. Él sabe que parte aún más en desventaja porque a sus problemas físicos se añaden las condiciones técnicas de su máquina, la cual todavía no ha podido alcanzar un equilibrio que lo lleve a la victoria cómoda que tanto ansía en algún momento.

Cinco pilotos en 47 puntos

Mientras el trío de liderazgo español tiene sus propios problemas que afrontar, se les han sumado un grupo de nuevos rivales a los que casi nadie daba por protagonistas al comienzo de la lucha por el triunfo final. Un total de 47 puntos abarcan el pañuelo en el que están envueltos los cinco primeros de la clasificación general. Valentino Rossi y Cal Crutchlow son los nombres propios que han sorprendido hasta a directivos de sus equipos. Buena prueba de ello es el británico, que ha dado una espantada de cara a la temporada que viene firmando con Ducati y dejando de esta forma en la cuneta a sus actuales compañeros. La falta de arreglos y mejoras en su ?satélite? han sido claves para que el inglés haya decidido emprender una nueva aventura y demostrar con una ?bala roja? bajo su cuerpo que es capaz de pelear con cualquier favorito. Ese enfado por falta de equipamiento le ha hecho hasta ahora ser muy agresivo y peligroso para Marc.

La actitud desafiante del piloto de Monster Tech3 contrasta con la espontaneidad de ?Il Dottore?, el italiano de la eterna sonrisa burlona que se ha subido al tren del título en las últimas tres semanas, aprovechando su regularidad particular y los problemas de los rivales más inmediatos. Ahora vuelve a ser el campeón de Urbino cuyo rostro empapela las calles de medio mundo. Aunque en la tierra de los ?hoosiers? este fin de semana al que pedirán autógrafos será al chico de 20 años de sangre ilerdense.