Quantcast

Obama condena la violencia en Egipto y cancela las maniobras conjuntas

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ha condenado la violencia registrada desde el miércoles en Egipto y ha afirmado que los ciudadanos de ese país se merecen algo mejor a lo que han vivido estos días, por lo que ha pedido el inicio de un proceso de reconciliación nacional.

Obama ha interrumpido sus vacaciones para lamentar, en un mensaje, la «trágica» muerte de cientos de personas.

«Estados Unidos condena rotundamente la violencia«, ha advertido el mandatario norteamericano, que ha pedido el levantamiento del estado de emergencia y ha reiterado su «compromiso» con los Derechos Humanos y la democracia.

«Los egipcios se merecen algo mejor», ha añadido.

Obama ha instado al actual Gobierno egipcio y a los seguidores del expresidente Mohamed Mursi, depuesto el 3 de julio en un golpe militar, a detener el actual «ciclo de violencia» y expresar sus diferentes posturas por medios «pacíficos».

En este sentido, el presidente estadounidense ha abogado por que comience «un proceso de reconciliación nacional» y ha responsabilizado a los egipcios de su propio destino.

«Estados Unidos no puede determinar el futuro de Egipto«, ha apuntado Obama, que acto seguido ha aclarado que Washington no respalda a ningún partido o individuo en la crisis política y social que atraviesa el país norteafricano.

El mandatario norteamericano, que confía en que Egipto pueda ser un país «próspero y democrático», ha advertido a las diferentes partes en conflicto de que no puede culpar a actores externos de «lo que va mal» dentro de sus fronteras.

Obama ha reconocido que Egipto encara múltiples «retos» en esta transición, para la cual ha pedido paciencia porque podría tardar «generaciones» en completarse.

Obama ha insistido en que Estados Unidos sigue viendo en Egipto un socio estratégico y ha reiterado su «compromiso» con ese país, pero ha sugerido que está abierto a modificar esta «tradicional» alianza si lo considera «necesario», sin hacer mención a la posible cancelación de la ayuda de 1.550 millones de dólares, unos 1.170 millones de euros.

Como primera medida, Estados Unidos ha decidido cancelar las prácticas militares que organiza cada dos años junto a Egipto. Obama ha asegurado que el Gobierno egipcio ya está informado de estos cambios.