Quantcast

Tensión en el Peñón: El 'bunkering', en el punto de mira

Estos son datos facilitados por Verdermar-Ecologistas en Acción, cuyo portavoz en el Campo de Gibraltar, Antonio Muñoz, ha explicado que «el 'bunkering' es una actividad legal que se realiza en todos los puertos y que debe de cumplir con unos protocolos de seguridad para evitar accidentes». De hecho, el puerto de Algeciras cuenta con una intensa actividad de 'bunkering' o suministro de combustible a los barcos, mientras que en Gibraltar esta actividad se realiza de forma diferente, con trasvases de barco a barco. La legislación sí establece que los buques que realicen trasvase de combustible deben ser de doble casco, para evitar vertidos y Verdemar ha denunciado que Gibraltar «lo que suele hacer es ir cambiando el tipo de barcos. Antes eran de doble fondo, asimilable a los doble casco».

Sobre la actividad legal del 'bunkering' por parte de Gibraltar, Muñoz ha subrayado que «el problema radica en que, como ellos (en alusión a Gibraltar) no tienen espacio físico, acumulan el fuel pesado para el avituallamiento en gasolineras flotantes». «Gasolineras flotantes que almacenan hasta 300.000 toneladas de combustible fondean todos los días, al este y entre el Nort Mole y la bocana de Gibraltar, en aguas de nadie», afirma. En este contexto, el activista ecologista señala que «la bomba se encuentra en el sur, en el Estrecho, con un paso de 90 superpetroleros al día, que en los últimos años han provocado cientos de vertidos al mar».

Vertidos

La condición estratégica de la Bahía de Algeciras favorece la actividad del 'bunkering' para la multitud de buques que la transitan (casi 100.000 al año) y así se trasvasan más siete millones de toneladas de fuel marino anuales. Esta intensa actividad ha generado multitud de vertidos en el litoral del Campo de Gibraltar, algo que Verdemar ha denunciado «a todas las administraciones habidas y por haber, después de que toda España se haya estremecido por el desastre del Prestige, del buque Sierra Nava, Samothraki, New Flame, Fedra…».

Antonio Muñoz ha afirmado que Gibraltar desarrolla su actividad de 'bunkering' en aguas que España no le reconoce, utilizando 1,5 millas en la Bahía, tres millas al sur y al este. En estas aguas trasvasaron 0,8 millones de toneladas en 1990 y casi cinco en 2012, lo que supone una media anual de 8.000 trasvases en alta mar y más de 5.000 en la Bahía de Algeciras. Ello, sumado a los trasvases «que hacen ellos entre sus buques, son más de 60.000 descargas de buque a buque, aproximadamente».

En aguas de la Bahía de Algeciras hay cuatro compañías de 'bunkering' con base en Gibraltar: Vemaoil (que vende el 38,5 % del total), con gasolineras flotantes como el 'Vemaspirit'; Cepsa (que vende el 30,82% del total); Aegean Bunkering (el 27,14%), con gasolineras flotantes como el 'Aeolos'; y Bunkers (que vende el 3,49%), con gasolineras flotantes como el 'Jacques Jacob'.

Para combatir legalmente esta actividad, el ministro Arias Cañete ha apelado a la protección ambiental de la zona a través del artículo 11 de la declaración de Zona de Especial Conservación (ZEC), que prohíbe expresamente el trasvase de combustible de barco a barco. En este sentido, Antonio Muñoz explica que el ZEC es una protección ambiental del Estrecho Oriental que «prevalece sobre el Lugar de Interés Comunitario» que Gibraltar había esgrimido previamente.