Quantcast

Las plantas ayudan a combatir el insomnio de verano

El calor, los cambios de horarios, el mayor número de horas de luz y el aumento de las siestas en esta época provocan el llamado insomnio de verano, que suele ser pasajero pero puede afectar a personas que de manera habitual suelen conciliar bien el sueño.

En estos meses además hay cambios de horarios continuos, en la alimentación y se da un incremento del consumo de alcohol, que suele interrumpir el sueño: «Si se ha acompañado todo esto de cenas pesadas, supone el cóctel perfecto para tener problemas al dormir», asegura el doctor Alberto Sacristán, especialista en medicina familiar y miembro de la junta directiva del Centro de Investigación sobre Fitoterapia (INFITO).

Uno de los principales obstáculos es la temperatura: «Se estima que la calidad del sueño disminuye a partir de los 26º, teniendo en cuenta la ola de calor que atravesamos, será difícil conciliar el sueño con más de 30º, ya que una mayor temperatura corporal hace que nuestro cerebro genere menos melatonina, la hormona responsable del sueño», añade el experto.

También el calor ambiental, así como la postura, el estado nutricional y la luz pueden afectar a la regulación del sueño y la vigilia, según un estudio publicado en la revista 'European Journal of Physiology'.

Recomendaciones

Entre las recomendaciones para conciliar bien el sueño de forma natural se encuentran:

1. Ventilar las casas el tiempo justo para no dejar pasar el calor y tener las persianas bajadas mientras del sol para evitar en la medida de lo posible dormir con aire acondicionado.

2. Darse una ducha de agua fría antes de acostarse.

3. Tomar agua u otra bebida sin cafeína ni estimulantes.

4. Hacer cenas ligeras.

5. Usar pijamas de algodón que no provoquen una sudoración excesiva.

Plantas medicinales

Si estas medidas no funcionan, se puede recurrir a la toma de preparados farmacéuticos de plantas medicinales como la valeriana, la Pasiflora o la Amapola de California.

Una de las ventajas de tratar el insomnio ocasional con preparados farmacéuticos de plantas medicinales es que «éstas no tienen esos efectos secundarios causados por los psicofármacos», asegura el doctor Sacristán. En concreto, la Amapola de California alivia la ansiedad y permite conciliar el sueño, la Pasiflora prolonga las fases del sueño profundo y evita los despertares nocturnos y la Valeriana reduce la ansiedad y favorece el sueño sin producir somnolencia diurna.

Para este especialista en fitoterapia, la seguridad es la principal ventaja de estas plantas cuando se adquieren en farmacia, «con todas las garantías de su registro como medicamentos y con el asesoramiento de un profesional formado en fitoterapia, como el farmacéutico». La principal indicación de estos preparados es el insomnio transitorio, «aunque pueden utilizarse durante periodos de tiempo más prolongados sin que aparezcan efectos secundarios».