Quantcast

Tatuajes, no gracias

Puede ser que durante una noche loca – los centros de tatuaje tienen horarios de 'chinos'- decidieras grabar en tu piel el nombre de ese chico tan estupendo con el que tanto disfrutaste y del que hace años no sabes nada. O tienes un bonito dibujo en forma de peluche que, al pasar de los años, encuentras algo infantil; o por el contrario esa corona de espinas, cruzada con una espada, estimulante r…