Quantcast

Caso Bárcenas: Cospedal, Arenas y Álvarez Cascos declaran ante el juez Ruz

El juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz vuelve mañana a su despacho para asumir una semana de guardia y, ya de paso, seguir avanzando en la instrucción del caso sobre los papeles del extesorero del PP Luis Bárcenas y sus acusaciones sobre la supuesta contabilidad B en el Partido Popular.

El plato fuerte de la semana será el miércoles, cuando la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, acuda a la sede de la Audiencia Nacional para declarar como testigo.

Esta condición supone que la número dos del PP prestará declaración sin abogado y con la obligación de decir la verdad.

Aunque su condición de presidenta de Castilla-La Mancha le facultaba para que el interrogatorio se realice en su despacho oficial, Cospedal ha preferido acudir a la sede del tribunal.

Esta citación se produce con el visto bueno del fiscal y después de que el pasado 15 de julio Bárcenas diera un giro a su estrategia de defensa y arremetiera directamente contra ella.

En su declaración ante el juez, el extesorero no ocultó su animadversión hacia la número dos del PP: según su propio testimonio, en marzo de 2010 se reunió con Mariano Rajoy y Javier Arenas para pedirles que Cospedal «dejara de intoxicar a la prensa».

Más allá de las preguntas que Ruz pueda formularle sobre su conocimiento de la supuesta contabilidad B en el Partido Popular, el interrogatorio versará previsiblemente sobre dos aspectos.

En primer lugar, la acusación formulada por Bárcenas contra ella y el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en relación con el supuesto cobro de 45.000 euros cada uno en dos pagos realizados en 2009 y 2010. Dos pagos que Bárcenas asegura se realizaron en efectivo pero sobre los que no aportó prueba documental alguna, más allá de su propio testimonio.

Sobre el segundo asunto, Bárcenas sí aportó un documento. Se trata de un recibí firmado por el gerente del partido en Castilla-La Mancha, José Ángel Cañas. Según la versión de Bárcenas, ese documento se refiere a un pago de 200.000 euros supuestamente entregado por el expresidente de Sacyr Luis del Rivero al PP de Castilla-La Mancha para la campaña de Cospedal después de que una filial de dicha empresa se hiciera con el servicio de limpieza de Toledo.

Si la declaración de Cospedal el miércoles es el plato fuerte, el día intenso será la víspera. El martes acudirán a la Audiencia Nacional dos exsecretarios generales del PP, Francisco Álvarez-Cascos (1989-1999) y Javier Arenas 1999-2002), el empleado de caja Antonio Ortiz y el sucesor de Bárcenas en la gerencia del partido, Cristóbal Páez.

A Arenas, que también renunció a declarar en su despacho, Ruz previsiblemente le preguntará por otra de las acusaciones de Bárcenas. El extesorero explicó que tras dejar su cargo de tesorero y liquidar la supuesta caja B, entregó a Arenas el «remanente» de 4.900 euros y éste le dijo: «Chico, cógelos, los metes en un sobre y se los dejas al presidente y él sabrá lo que tiene que hacer».

Finalmente, el nombre de Álvarez-Cascos, hoy presidente de Foro Asturias, aparece en la contabilidad de Bárcenas como beneficiario de sobresueldos por un total de 412.390 euros, que habría seguido percibiendo durante su etapa de ministro de Fomento, lo que vulneraría la Ley de Incompatibilidades.