Quantcast

El apoderado de Morante prevé una recuperación «larga y costosa»

El apoderado del torero José Antonio 'Morante de la Puebla', el matador retirado Antonio Barrera, considera que la recuperación de su poderante va a ser «larga y muy costosa» dada la extensión de la grave cornada que sufrió ayer en Huesca, que le produjo demás importantes destrozos musculares. Así lo ha señalado el propio Barrera, quien ha señalado también que «Morante» ha pasado una noche «muy mala» en la UCI de la clínica San Jorge de la capital oscense, «con muchos dolores e intranquilo, aunque, gracias a Dios, sin fiebre».

«La experiencia me dice que este tipo de heridas son muy complicadas, lleva una 'cornada de caballo' de más de 60 centímetros en trayectorias, y la recuperación va a ser muy dura, por eso aún es demasiado pronto para establecer plazos, habrá que esperar al menos un cuantos días más para ver la evolución», añadió Barrera. De momento el propio torero y su entorno han decidido voluntariamente trasladarle este mediodía a la Clínica Quirón de Zaragoza para ponerse en manos del doctor Val Carreres, considerado el «ángel de la guarda» de los toreros por la cantidad de graves cornadas que ha tratado a lo largo de su carrera, las más recientes, la de Padilla en 2011, o, las del Juli o Niño de Leganes, este año.

«Aquí en Huesca desde que ingresamos nos han atendido extraordinariamente bien, pero dada la gravedad de la cornada nos quedamos más tranquilos si es el doctor Val Carreres el que se encarga de tratar a José Antonio», dijo el apoderado. Sobre el momento del percance, Barrera confesó que fueron unos momentos «muy angustiosos». «La manera de cogerle, de levantarle por los aires y tenerle tanto tiempo con el pitón dentro del muslo… llegamos a pensar en lo peor. Pero, gracias a Dios, y a pesar de la gravedad de la cornada, no ha roto ninguna vena ni artera fundamental, y eso es lo positivo», apostilló.

«Estas cosas suelen pasar -continuó Barrera- cuando se torea tan de verdad, tan puro y tan entregado. José Antonio estaba 'roto' con el toro, que cuando hizo por él no le perdonó. Una pena, pero así es esta profesión». Este desafortunado percance sobreviene en un momento dulce de Morante, protagonista en las últimas semanas de varios triunfos y faenas, que se recordarán cuando acabe la temporada.

«Las cornada nunca llegan en un buen momento, pero, claro, después de la gran temporada que lleva José Antonio fastidia mucho más. Nombre destacado en Fallas, triunfador rotundo con cuatro orejas y un rabo en Córdoba, autor de las mejores faenas y toreo de capa en Huelva, Pontevedra y Santander», confesó. «Pero bueno, lo importante es que se recupere cuanto antes. Sabemos que hay plazas y aficionados que estarán muy fastidiados por no poder verle este año debido a este percance, pero volverá, y lo hará con más fuerza y más mentalidad que nunca, pues los toreros somos así, nos crecemos ante la adversidad», finalizó Barrera.

La intervención

El torero se encuentra estable pero con pronóstico reservado. Así lo han informado fuentes del Gobierno de Aragón, quienes han indicado que el torero ingresó ayer en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital San Jorge y que esta misma mañana será trasladado a la Clínica Quirón, en la capital aragonesa.

Durante la larga intervención, de alrededor de tres horas, el diestro ha sido sedado con «anestesia local inhaladora» para proceder a la «reconstrucción de la masa muscular y dérmica, suturar las tres trayectorias y colocar un vendaje compresivo».