Quantcast

Paz, política penitenciaria y crisis centraron la entrevista de Urkullu y Rajoy

El lehendakari, Iñigo Urkullu , y el presidente del Gobierno del central, Mariano Rajoy , se reunieron el pasado 15 de julio en el palacio de La Moncloa a petición del máximo representante del Ejecutivo del PP. El encuentro se centró en el tema de situación económica, aunque también se habló de otras cuestiones como la paz o la política penitenciaria, según han informado fuentes del encuentro. Urkullu y Rajoy han mantenido ya tres reuniones desde que el que el líder jeltzale accediera a la Lehendakaritza, aunque solo una de ellas ha sido pública. Los otros dos encuentros han tenido carácter privado.

La entrevista entre los presidentes de los Gobiernos vasco y central se produjo un día antes de que la Comisión Europea exigiera la devolución a las arcas públicas españolas de las ayudas que proporcionó el Estado a los inversores navieros entre 2007 y 2011. Precisamente, el tema de los astilleros fue uno de los asuntos sobre los que intercambiaron puntos de vista Mariano Rajoy e Iñigo Urkullu , cuya conversación se centró, sobre todo, en la situación económica.

En este contexto, hablaron, asimismo, del déficit, ya que Euskadi Urkullu pretende que se establezca en el 1,3 por ciento, algo a lo el Gobierno vasco no ha renunciado. También se conversó en la reunión sobre la renovación del Cupo y liquidación correspondiente a los últimos ejercicios.

Paz y política penitenciaria

Iñigo Urkullu y Mariano Rajoy aprovecharon el encuentro para tratar el tema de la pacificación y la política penitenciaria. Precisamente, antes de la reunión, el lehendakari expresó su «decepción» porque el presidente del Ejecutivo del PP no le respondía a las propuestas que le había trasladado sobre paz, flexibilización de la política respecto a los presos, en materia educativa, de economía o de autogobierno.

Urkullu aseguró que llevaba «un tiempo a la espera de respuestas» porque había hecho aportaciones a Rajoy desde su primera reunión «formal» del 30 de enero, sin que hubiera obtenido respuestas. «Me tiene en ascuas», aseguró. Además de en temas sectoriales, de economía, de la UE o de posibles pactos de Estado a alcanzar en el modelo institucional, el lehendakari le había comunicado determinados planteamientos, «detallados y desarrollados en fases», sobre paz y convivencia o «la necesidad de una política penitenciaria en orden a la reinserción y a la resocialización».