Quantcast

Condenan a 30 años al hombre que trató de volar la Reserva Federal

Un hombre originario de Bangladesh ha sido condenado a treinta años de cárcel por haber intentado cometer un atentado con una camioneta bomba contra el edificio del banco de la Reserva Federal de Nueva York, ha informado la Fiscalía. Quazi Mohamed Nafis, de 22 años, se había declarado culpable y ha asegurado asegurado que una depresión causada por la ruptura con su novia le había llevado a implicarse en un complot en nombre de Al Qaeda.

En una declaración divulgada la pasada semana, Nafis también afirmó que el islamismo radical es «malvado e inhumano».Nafis, hijo de un banquero, había llegado a EEUU en enero de 2012 para realizar estudios universitarios y fue detenido en octubre pasado tras intentar que estallara una camioneta cargada con más de 450 kilos de explosivos junto al edificio de la Reserva Federal.

Nada más llegar a Estados Unidos, intentó buscar colaboradores para cometer un atentado de gran envergadura, pero uno de los que encontró era un informante del FBI (policía federal). Dentro de los preparativos para el atentado, Nafis contactó con otro supuesto simpatizante de Al Qaeda que era en realidad un agente encubierto del FBI y quien le suministro unos 450 kilos de una sustancia explosiva manipulada para que fuera inofensiva.

El detenido se encargó de comprar los materiales para el detonador y de realizar las tareas de vigilancia sobre el lugar preciso en que iba a cometer el atentado. Esa mañana, Nafis condujo la camioneta cargada con explosivos inertes hasta el objetivo, y luego se dirigió a un hotel cercano desde el que intentó hacer estallar el artefacto en varias ocasiones, momento en el que fue detenido.

En una declaración escrita que tenía preparada para después del atentado, Nafis proclamaba que quería «destruir Estados Unidos», y que para ello la mejor forma era atacar su economía. «Nafis llegó a Estados Unidos radicalizado y dispuesto a emprender la 'yihad' en nuestro país. Intentó cometer un asesinato masivo en el bajo Manhattan en nombre de Al Qaeda», señaló la fiscal federal Loretta Lynch en un comunicado