Quantcast

Una vacuna contra la malaria, altamente efectiva en un pequeño estudio

WASHINGTON (Reuters) – Una vacuna experimental contra la malaria resultó ser altamente efectiva en un pequeño experimento en sus etapas iniciales con personas, aumentando las esperanzas en los esfuerzos globales para combatir esta enfermedad mortal, informaron investigadores estadounidenses en la publicación Science.

«Esto era algo que todo el mundo decía que no era posible. Y aquí está», dijo la capitán de la Marina Judith Epstein, una de las investigadoras, en una entrevista telefónica.

«Estamos ahora en las primeras etapas de conseguir ser realmente capaces de tener una vacuna completamente efectiva», agregó Epstein, que dijo que espera tener licencia para la vacuna dentro de tres a cinco años.

La malaria, comúnmente propagada por los mosquitos, infectó a 219 millones de personas en 2010 y mató a una cifra estimada de 660.000, según datos de la Organización Mundial de Salud. Eso se traduce en que un niño muere en África cada minuto.

«Es un estudio preliminar importante», dijo el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas, sobre el ensayo clínico realizado entre octubre de 2011 y octubre de 2012.

Fauci dijo que los resultados eran los más prometedores hasta ahora en cualquier vacuna experimental. Fue producida por Sanaria, en Maryland.

Fauci se resistió a calificar el ensayo como un gran adelanto. Dijo que la prueba sólo implicó a un pequeño número de personas y que no estaba claro cuánto tiempo duraría la protección de la vacuna contra la malaria.

El estudio se realizó con 57 participantes sanos de entre 18 y 45 años que nunca habían sufrido malaria. De ellos, 40 fueron vacunados y 17 no.

«Hay varios pasos más antes de que te puedas sentir confiado en que tienes algo que podría estar listo para el 'prime time'», dijo a Reuters. «Así que en realidad aún no estamos allí, pero es alentador ver estos resultados muy favorables».

La vacuna, conocida como PfSPZ, está fabricada con parásitos vivos pero debilitados de la especie Plasmodium falciparum, los parásitos más letales causantes de la malaria.

Para probar su seguridad, los participantes fueron divididos en dos grupos que recibieron de dos a seis dosis de la vacuna intravenosa en dosis que se fueron incrementando. Fueron seguidos de cerca durante una semana, y el equipo no vio efectos secundarios graves.

Para probar su efectividad, el equipo expuso a cada participante en el estudio – aquellos que recibieron la vacuna y los que no – a picaduras de cinco mosquitos infectados con malaria.

Después de una semana, a los voluntarios se les sometió a una revisión, y aquellos que fueron infectados fueron tratados de malaria. El equipo halló que aquellos que recibieron las dosis más altas de la vacuna fueron de lejos menos proclives a desarrollar malaria que aquellos que recibieron menores dosis o no fueron vacunados.

En el estudio, sólo tres de los 15 participantes que recibieron las dosis más altas de la vacuna se infectaron, comparado con los 16 de 17 participantes del grupo con una dosis menor que se infectaron. Entre los 12 participantes que no se vacunaron, 11 resultaron infectados tras la exposición a los mosquitos.

/Por Phil Stewart/