Quantcast

¿Qué comemos los españoles?

El consumo en los hogares españoles entre los meses de enero y junio se sitúa en una media de 327,14 kilos por persona, lo que supone un descenso del 0,5%. Mientras que, según los datos del Panel de Consumo Alimentario, el gasto per cápita en los hogares se ha incrementado en un 1,2%.

Los productos que más veces han llenado el carro de la compra han sido el azúcar, que ha aumentado un 8% y la nata, con un incremento del 8,4%. Le siguen la mantequilla y los huevos con un 12,2% y 2,3%, respectivamente, lo que demuestra que cada vez más gente opta por cocinar en casa. También el pan ha experimentado un aumento del 2,5%, impulsado por el mayor consumo de pan fresco integral y de la variedad normal, mientras que el sin sal ha descendido un 15,7%.

Los hogares españoles, además de lanzarse en busca del pan, también han acudido a las estanterías de los supermercados a comprar queso en todas sus variedades, aumentado su venta en un 1,8%. Asimismo, el consumo de hortalizas frescas subió un 1,3%, entre las que destaca el incremento de judías verdes con un 7,6%, los champiñones y las setas un 6,7%, los ajos un 6,6%, los calabacines un 6,3%, y las zanahorias un 5,1%. Sin embargo, el consumo de berenjenas y pepinos ha disminuido.

Según el tipo de hogar

Por otro lado, crece asimismo el consumo de patatas frescas, el 1,3%, un alimento que nunca falta y que siempre es un buen acompañamiento para carnes y pescados son las patatas pese al fuerte aumento de precios experimentado. También el consumo de leche se reforzó un 0,6% gracias al impulso de la variedad semidesnatada, cuyo precio descendió un 0,9%.

En lo que a tipos de hogares se refiere, el estudio señala que los hogares de personas jubiladas junto con los formados por adultos independientes son los que más han incrementado en consumo de alimentos y bebidas, un 1,9% y 1,5% respectivamente. En un segundo grupo, constituido por hogares unipersonales de entre 45 y 65 años, la compra de algunos productos ha aumentado por encima de la media española, como es el caso del jamón ibérico, con un aumento del 21%, o el vino con Denominación de Origen, un 9%.

Por su parte, en los hogares de retirados, el consumo de carne ha subido un 2,4%, el de los derivados lácteos un 7,4%, el de las legumbres un 10%, y el de las hortalizas frescas un 4,3% por encima de la media de los hogares en España durante el primer semestre del 2013.

Si se hace un repaso por provincias, las áreas metropolitanas de Madrid y Bilbao han aumentado su consumo de alimentación durante los meses de enero y junio un 1,9% y un 1,5% respectivamente, así como los de Barcelona -un 0,6%-, que destacan por tener el consumo per cápita más elevado con un 0,6%.