Quantcast

Escoceses borrachos siembran el caos en un vuelo a Ibiza

Una treintena de pasajeros borrachos sembraron el pasado sábado el caos en un vuelo de Ryanair a Ibiza. El vuelo FR694, procedente de Prestwick (Escocia), se convirtió en un tormento para el resto del pasaje cuando los viajeros en estado etílico comenzaron a gritar, saltar sobre los asientos, amenazar a la tripulación y realizar gestos obscenos a las azafatas. Durante el trayecto, los pasajeros, incluidos muchos niños, solo pudieron utilizar los aseos de la parte de atrás del avión, ya que la zona de delante se convirtió en territorio de los 'hooligans'.

Según publica el diario Daily Record, el piloto del avión tuvo que amenazar con desviar el vuelo a París. Una vez en Ibiza, después de que la tripulación los avisara, varios agentes de la Guardia Civil subieron al avión e identificaron a los cinco pasajeros que más incidencias habían causado. Una pasajera relató que a estos turistas se les habían incautado 10 botellas de vodka y que el vuelo fue «el peor de su vida».