Quantcast

Llamar «fornicadoras» a las mujeres que se perfuman no es delito, según la Fiscalía de Ceuta

La Fiscalía de Ceuta ha decidido archivar la denuncia que hace quince días le trasladó la Delegación del Gobierno en la ciudad autónoma sobre la posible comisión de delitos relacionados con la apología de la violencia de género o la discriminación por razón de sexo o credo religioso por parte del estudioso del Corán Malik Ibn Benaisa que, en una conferencia en una mezquita, señaló que las mujeres musulmanas no deben salir a la calle más que con las manos y el óvalo de la cara descubiertos y no utilizar pantalones vaqueros, zapatos de tacón o perfume para no ser consideradas unas «fornicadoras».

Según han explicado fuentes del Ministerio Público, de su análisis de la charla pronunciada en la mezquita Ibn Rochd de Benzú, de más de una hora y media de duración, no se deduce que el predicador melillense incurriese en ninguno de los ilícitos contemplados en el Código Penal.

«En relación con la violencia de género, la legislación alude a la realización de acciones concretas, en forma de amenazas, lesiones, coacciones o malos tratos, mientras que sobre discriminación por sexo o religión el artículo 510 del Código Penal se refiere a incentivar 'la discriminación, al odio o a la violencia», ha recordado la Fiscalía, que no ha apreciado tales actitudes en la conferencia.

La secretaria de Igualdad del PSOE de Ceuta, Sandra López Cantero, fue la primera en denunciar la presunta «apología de la violencia de género» realizada por Benaisa al poner en solfa sus declaraciones y la emisión y redifusión de las mismas en la televisión pública autonómica.

El Gobierno local que preside Juan Vivas (PP) se limitó a defender que «el respeto a los credos y la supremacía de los valores democráticos deben ser compatibles».