Quantcast

Obama «decepcionado» con Rusia, dice amenaza a embajadas era significativa

BURBANK, EEUU (Reuters) – El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, confirmó el martes que viajará a Rusia en otoño para una cumbre del G-20, pero dijo que estaba «decepcionado» por la decisión de Moscú de otorgarle asilo temporal al exanalista de seguridad Edward Snowden.

En declaraciones al programa «The Tonight Show» de la cadena NBC, Obama dijo que hay veces que Moscú aún cae en una mentalidad de la época de la Guerra Fría, pese a cooperar con Estados Unidos en algunos temas, incluyendo esfuerzos den la lucha contra el terrorismo tras las bombas que explotaron en el pasado Maratón de Boston.

El mandatario no fue consultado ni tampoco especificó si asistirá o no a una reunión bilateral con su homólogo ruso, Vladimir Putin, durante su viaje a Rusia. La Casa Blanca dijo que está evaluando si esa reunión tiene sentido.

Washington quiere que Snowden vuelva al país para afrontar cargos criminales, incluido el de espionaje, por revelar en junio un programa secreto de vigilancia telefónica y en Internet.

«Ha habido momentos en los que volvieron al pensamiento y la mentalidad de la guerra fría», dijo Obama sobre Rusia.

«Lo que le digo al presidente Putin es, eso es el pasado y (…) nosotros tenemos que pensar en el futuro. Y no hay razón por la que no podamos cooperar de manera más efectiva que como lo hacemos ahora», sostuvo Obama.

En la entrevista, Obama también dijo que la reciente amenaza que causó el cierre de embajadas estadounidenses en Oriente Próximo era significativa.

«Es lo suficientemente significativa para que estemos tomando todas las precauciones», dijo Obama.

«Es un recordatorio de que por todo el progreso que hemos logrado (…) estos extremistas radicales y violentos siguen ahí fuera», agregó.

Diplomáticos estadounidenses en Yemen fueron evacuados el martes y Washington pidió a sus ciudadanos que abandonen inmediatamente el país, después que alertas sobre potenciales ataques llevaron a Estados Unidos a cerrar varias misiones en Oriente Próximo.

Consultado sobre si los controvertidos programas de vigilancia ayudaron a la información de inteligencia que generó las advertencias, Obama aseguró que los programas eran fundamentales para el trabajo de lucha contra el terrorismo. Pero afirmó que aún quedaba mucho por hacer para asegurarle a los estadounidenses que no estaban siendo espiados.

«No tenemos un programa interno de espionaje», dijo. «Lo que sí tenemos son ciertos mecanismos donde podemos seguir un número telefónico o una dirección de correo electrónico que sabemos están conectados con cierto tipo de amenaza terrorista».

Las posibilidades de morir en un ataque terrorista eran menores que fallecer en un accidente automovilístico, afirmó Obama, y los estadounidenses deberían tener cuidado pero no necesitan cancelar vacaciones planeadas a lugares como Europa como resultado de las recientes advertencias de viajes.